California y Nueva York se pelean a Caro Quintero

Washington.- La solicitud formal de extradición de Rafael Caro Quintero, que el gobierno de Estados Unidos entregará esta semana al de México, incluye cuatro encausamientos judiciales por presuntos delitos cometidos en California, Arizona, Texas y Nueva York.

“El de California, por el asesinato del agente federal de la DEA Enrique Kiki Camarena; el de Arizona y Texas, por el homicidio de una persona relacionada con la muerte del papá de Caro Quintero, y el de Nueva York por narcotráfico”, explica en entrevista con Proceso un alto funcionario del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Aun cuando el gobierno estadunidense sostiene que el caso mejor sustentado es el de California, la acusación en Nueva York tiene potencial de ser el estado donde se procesará judicialmente a Caro Quintero en caso de que el gobierno de México lo extradite.

“La reputación que han ganado los fiscales del Distrito Este desde el caso de Joaquín El Chapo Guzmán lo hace probable; sin embargo, los cargos que le imputan a Caro Quintero no son tan sólidos como los que tiene ante el Distrito Central de California”, admite el funcionario.

Desde 1985, cuando Camarena fue secuestrado, torturado y asesinado en Guadalajara, Caro Quintero es el narcotraficante mexicano más buscado por Estados Unidos, pero puede ser un chivo expiatorio.

La orden de aprehensión con fines de extradición de Caro Quintero que el Departamento de Justicia estadunidense le solicitó al gobierno de México desde hace más de tres décadas, y que renovó en 2013, se desprende del encausamiento judicial en su contra fincado en California.

Un fiscal federal estadounidense involucrado en el asunto de Caro Quintero y consultado sobre las cuatro causas judiciales, explica que añejos intereses políticos en su país tratan de influir para que el capo mexicano sea procesado en Nueva York.

“La acusación de narcotráfico contra Caro Quintero en Nueva York data de 2018 o 2019, más o menos. Se confiscó droga en ese estado que, se dice, fue enviada por el acusado. El cargo es frágil porque otro estado puede decir lo mismo y sin tener elementos fuertes; es causa probable”, dice.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2389 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace

Con imagen e información de Proceso 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: