Celebra gobierno de Mazatlán 135 aniversario del natalicio de “Genaro Estrada Félix”

Mazatlán, Sin.-El Ayuntamiento de Mazatlán celebró el 135 aniversario del natalicio del diplomático, periodista, bibliófilo, escritor mazatleco y Ex Secretario de Relaciones Exteriores de México “Genaro Estrada Félix” en el monumento y Esc. Sec. General No. 3 que lleva su nombre en la localidad.

La ceremonia estuvo encabezada por la Directora de Gobierno y Asuntos Jurídicos del Ayuntamiento de Mazatlán, Verenice Oleta Benítez, quien estuvo en representación del Presidente Municipal, Luis Guillermo Benítez Torres, y en su mensaje refrendó la importancia de su legado al Estado Mexicano.

“Recordar a un destacado mazatleco, como Don Genaro Estrada Félix, que en su vida destacó como escritor, político y diplomático, es hacer alusión inevitablemente a la Doctrina Estrada, y por ello, de hablar del principio de no intervención y el derecho de autodeterminación de los pueblos”, externó.

Al evento asistieron el General de Brigada División Diplomado de Estado Mayor, Enrique Dena Salgado, Comandante de la Tercera Región Militar; Vicealmirante del Cuerpo General Diplomado de Estado Mayor, Enrique Flores Morado, Comandante de la Cuarta Zona Naval; Regidores, funcionarios municipales e invitados especiales.

Genaro Estrada Félix fue extraordinario escritor, diplomático y hombre de estado nació en Mazatlán, Sinaloa, el 2 de junio de 1887, y murió en la Ciudad de México el 29 de septiembre de 1937.

Poeta, internacionalista, crítico de arte, fue profesor de la, entonces, Universidad Nacional de México y presidente de la Academia Mexicana de Historia. Ocupo importantes puestos en la administración pública, llegando a ser embajador en España y Turquía, y Ministro de Relaciones Exteriores.

A Genaro Estrada se le atribuye la aparición de las Monografías Bibliográficas Mexicanas, el Archivo Histórico Diplomático Mexicano, la Biblioteca Histórica Mexicana y muchas obras donde plasmó la huella de su amor por nuestra cultura[2]. Escribió varios libros, ejemplo son: Visionario de la Nueva España. Fantasías mexicanas (1921); Bibliografía de Amado Nervo (1923); Los poetas nuevos de México. Antología con noticias biográficas, críticos y bibliográficas (1916); Crucero, poemas (1928); Episodios de la diplomacia en México, primera serie (1928); y Escalera, Tocata y Fuga (1929), entre más.

En 1921, manifestó como el alma de la Sociedad de Bibliófilos Mexicanos, demostrando sus grandes inquietudes de editor. Fue entonces cuando publicó su primer libro (Visionario de la Nueva España), el cual consiste en una serie de ensayos y estampas sobre temas del arte y la vida del México novohispano.

Genaro Estrada tuvo diversos cargos en la Secretaría de Relaciones Exteriores: Oficial Mayor (nov 1921 – marzo 1924), Subsecretario (1924 a 1927) y Secretario (feb 1930 – enero 1932) .Durante su paso en esa institución, tuvo un desempeño distinguido conoció y practicó todos los aspectos de la diplomacia como maestro y guía: fue innovador, diseñador de política exterior, actualizó la estructura administrativa, dirigió la publicación del Archivo Histórico Diplomático Mexicano legado para la investigación e historia de las relaciones internacionales de México, modernizo el Servicio Exterior de Carrera con capacitación y una estructura acorde a los retos de la política exterior, lo profesionalizo al disponer, que las vacantes del personal diplomático y consular se cubrieran mediante exámenes rigurosos. Fortaleció en particular el Servicio Consular, consciente de su importancia en tareas tan delicadas como la defensa de los intereses y derechos de los mexicanos en el exterior, con acciones como la creación del Departamento de Protección a cargo, entonces, del consejero jurídico de la Embajada mexicana en Washington.

Para Estrada Felix, tampoco escapó la importancia de los medios de comunicación en una de las tareas prioritarias de la diplomacia, la defensa de la imagen de México, como lo muestra su esfuerzo gigantesco, dadas las limitaciones en recursos y técnica, del establecimiento de la Agencia Trens que mediante un sistema de radio receptores para América Latina en Valparaíso, y en Bilbao, para Europa, apoyaba a nuestras representaciones con información oficial sobre nuestro país.

Como diplomático, fue ejecutor diligente y creativo de la política exterior mexicana; como lo muestra su capacidad para dirigir la Cancillería y la política internacional de México, en una época compleja y difícil marcada de las presiones de los intereses extranjeros que habían sido afectados por la revolución mexicana; su política permitió a México lidiar durante la volátil y peligrosa Guerra Fría y negociar con las superpotencias, especialmente con Estados Unidos. Un patriota, celoso de nuestra autodeterminación nacional; vivió la lucha del gobierno de México por su reconocimiento internacional, conoció la práctica de los Estados poderosos de buscar privilegios en uso del pretendido “derecho al reconocimiento”, en la época de Obregón; rechazó los insistentes intentos para cuestionar el derecho de México a aplicar su Constitución, como fue el caso de la reglamentación del artículo 27 constitucional; el rechazo a las campañas de prensa contra México en el extranjero; defendió los derechos legítimos de nuestro país en las comisiones de reclamaciones; fue celoso protector de los mexicanos en el exterior, desplegó los· esfuerzos a su alcance para dar orientación y brindar defensa a los trabajadores migratorios de México en Estados Unidos.

El 27 de septiembre de 1930 fue publicada su Doctrina Estrada, cuando él ocupaba el puesto de secretario de Relaciones Exteriores. De suma relevancia para la historia nacional y mundial, se trata de una declaración oficial donde sostiene este principio: ningún Estado o Gobierno requiere del reconocimiento de otras naciones para proclamar su soberanía. Esta Doctrina confirma también los derechos a la no intervención y a la autodeterminación de los pueblos.

 

Como señala el investigador Leonel Pérez Nieto, el documento en cuestión es un valioso compendio de ideas donde se sintetizan dos importantes aspectos de la historia mexicana de las relaciones internacionales: la no intervención y la necesaria vinculación internacional de México.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: