‘Charolean’ para conseguir vacuna

Ciudad de México.- A menos de una semana de haber iniciado en México la vacunación contra la covid-19, ya se lidia con abusivos.

José Rogel Romero, director del Hospital Adolfo López Mateos, ubicado en el Estado de México, fue cesado tras conocerse que usó sus influencias para que su esposa y una de sus hijas fueran vacunadas, aunque ellas no son personal médico ni les correspondía recibir dosis.

Este caso fue ventilado ayer por el presidente López Obrador en su conferencia. Condenó el hecho y recordó que por ahora la prioridad es inmunizar a quienes están en la primera línea de batalla contra la pandemia.

En tanto, en la CDMX, trabajadores sindicalizados del gobierno capitalino trataron de ingresar por la fuerza al Hospital Militar El Vergel, en Iztapalapa, para que les suministraran la vacuna pese a que no estaban en lista para recibirla. Ante la negativa, bloquearon Periférico.

VACUNACIÓN SERÁ SIN INFLUYENTISMO, SEÑALAN

Los gobiernos federal y estatales advirtieron que se investigarán y sancionarán casos de influyentismo para la aplicación de vacunas contra la covid-19, como los del Estado de México y la Ciudad de México.

Ayer, el IMSS dio a conocer que analiza la posible sanción a dos ingenieros de sistemas, quienes presuntamente fueron vacunados contra la covid-19 en el Doceavo Regimiento de Caballería Motorizada de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), donde se está administrando el biológico en Piedras Negras.

La Sedena determinará las sanciones de las que serán objeto y el área jurídica del IMSS también investiga el tema.

El martes dio inicio la aplicación del biológico en la ciudad fronteriza, donde se mencionó que 29 personas que no pertenecían al personal médico de la primera línea de batalla contra la pandemia fueron vacunadas contra el coronavirus.

“ES UNA INMORALIDAD”

El presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en su llamado a que se respeten los turnos asignados por edades para la aplicación de la vacuna contra la covid-19.

Todos tenemos que ayudar y que se sepa que es inmoral el saltarse o brincarse la fila, es una inmoralidad”, manifestó.

Se refirió al caso de influyentismo del director del hospital Adolfo López Mateos, en Rayón, Estado de México, José Rogel Romero, quien utilizó su cargo para que su familia fuera vacunada, pese a la disposición de inmunizar sólo a quienes atienden a pacientes covid.

Se hizo la investigación y en efecto, sí, una familia a la que no le correspondía la vacuna llegó y con influyentismo se vacunaron, un médico, su esposa y una o dos de sus hijas”, afirmó.

Los hechos se registraron, presuntamente, el 24 de diciembre, cuando se llevaba a cabo la vacunación en las instalaciones de la 22 zona Militar, ubicada en el municipio Santa María Rayón, a donde acudió el director del hospital, donde él estaba contemplado para la vacunación.

Respecto al caso, en el que no estuvo involucrado personal militar, la Secretaría de Salud del Estado de México refirió que en el lugar la Sedena estableció un control en cada uno de los 10 puestos de vacunación, previo envío de un formato a los hospitales covid, donde a cada director se le encomendó que designara al personal de su unidad médica que recibiría el biológico, a quien posteriormente se le enviaría un código QR.

Estableció que, sin embargo, se presentó un error por parte de la empresa contratada para el diseño del sistema que permitiría confirmar la asistencia de los beneficiarios, lo que, aseguró, ocasionó descontrol y que el personal de salud no acudiera a la hora asignada.

Dijo que ante la falla del sistema, el registro de personas vacunadas se hizo manualmente y se decidió de manera conjunta inmunizar al personal emergente que estaba presente y pertenecía a todas las instituciones de salud.

Después trascendió que Rogel Romero llevó a su familia para que la vacunaran.

Ante ello, la Secretaría de Salud mexiquense informó que esta conducta será sancionada, primero, por el órgano interno de control de la dependencia local y se le dará vista a la Contraloría General estatal, por lo que se informó que será separado de su cargo temporalmente.

DESORGANIZACIÓN

Molestia, enojo, largas filas y aglomeraciones hubo entre personal de salud capitalino en la aplicación de la vacuna afuera del Hospital Militar El Vergel, en Iztapalapa.

Médicos, enfermeros y otros especialistas de hospitales como José María Morelos y Pavón, del ISSSTE, y el Belisario Domínguez, en Tláhuac, fueron convocados para recibir su dosis en las instalaciones militares.

Sin embargo, acusaron mala organización entre las autoridades locales y militares, por lo que bloquearon durante unos minutos la circulación en Periférico oriente Canal de Garay.

Aparentemente, no se respetaron las listas para la aplicación de las vacunas y fueron beneficiadas otras personas.

APLICARÁN SANCIONES

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, reprobó la actitud de dirigentes e integrantes de la Sección 12 del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), que trataron de ingresar al Hospital Militar De Zona El Vergel.

No vamos a permitir, bajo ninguna circunstancia, que un líder de una sección o un comisionado sindical que no esté al frente del covid genere alguna influencia o por cualquier vía quiera entrar a la lista que ha estado coordinando la Secretaría de Salud federal. Vamos a aplicar sanciones administrativas y penales a quien quiera hacer esto, no lo vamos a permitir; aquí no hay influyentismo”, manifestó.

El líder de la FSTSE, Joel Ayala, advirtió que este tipo de acciones obliga a sancionar a quienes busquen afecten el programa de vacunación.

Reprobamos y condenamos toda acción de anarquía y oportunismo de quienes han intentado violentar la estrategia y el orden de un programa de vacunación vital, fundamental para la salud de todos los mexicanos”, aseveró.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: