¿Conoces la nueva moneda de 20 pesos con Emiliano Zapata?

Ciudad de México.- El  Banco de México ha puesto en circulación la nueva moneda de 20 pesos conmemorativa del centenario de la muerte del General Emiliano Zapata.

Conoce sus novedosas características y elementos de seguridad.

Puesta en circulación de la moneda de 20 pesos conmemorativa del “Centenario de la muerte del general Emiliano Zapata Salazar”.

El Banco de México informa que puso en circulación una moneda de 20 pesos, que conmemora el Centenario de la muerte del general Emiliano Zapata Salazar. Esta es la segunda moneda de la denominación de $20 con diseño dodecagonal y que tiene imagen latente y micro texto como elementos de seguridad.

La moneda acuñada por la Casa de Moneda de México, ostenta en su anverso el Escudo Nacional rodeado por la leyenda “ESTADOS UNIDOS MEXICANOS”.

El reverso de la moneda muestra al centro el busto del general Emiliano Zapata Salazar y al fondo a la izquierda un campesino arando la tierra. A la derecha, como imagen latente, se encuentra el mapa de la República Mexicana y en la parte superior, en el sombrero, el microtexto “TIERRA Y LIBERTAD”. En el semicírculo superior aparece la leyenda “EMILIANO ZAPATA SALAZAR” y a la izquierda la ceca de la Casa de Moneda de México y en el exergo la denominación “$20” y los años 1919 y 2019.

Esta moneda es de curso legal, por lo que el público usuario podrá utilizarla para realizar cualquier tipo de pago.

Cabe destacar que, conforme al Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 7 de enero de 2021, la moneda que hoy entra en circulación presenta las siguientes características técnicas:

Valor Nominal: Veinte pesos.

Forma: Dodecagonal.

Diámetro: 30 mm.

Canto: Estriado discontinuo.

Composición: Será bimetálica y estará compuesta por dos aleaciones, una para su parte central y otra para su anillo perimétrico, que serán como sigue:

1.- Parte central de la moneda.

Aleación de alpaca plateada, que estará compuesta en los siguientes términos:

Contenido: 65% (sesenta y cinco por ciento) de cobre; 10% (diez por ciento) de níquel, y 25% (veinticinco por ciento) de zinc.

Tolerancia en contenido: 1.5% (uno, cinco décimos por ciento) por elemento, en más o en menos.

Peso: 5.51 g. (cinco gramos, cincuenta y un centigramos), en más o en menos.

Tolerancia en peso por pieza: 0.22 g. (veintidós centigramos), en más o en menos.

2.- Anillo perimétrico de la moneda.

Aleación de bronce-aluminio, que estará integrada como sigue:

Contenido: 92% (noventa y dos por ciento) de cobre; 6% (seis por ciento) de aluminio, y 2% (dos por ciento) de níquel.

Tolerancia en contenido: 1.5% (uno, cinco décimos por ciento) por elemento, en más o en menos.

Peso: 7.16% (siete gramos, dieciséis centigramos), en más o en menos.

Tolerancia en peso por pieza: 0.29 g. (veintinueve centigramos), en más o en menos.

Peso total de cada moneda: Será la suma de los pesos de la parte central de la moneda y del anillo perimétrico de la misma, que corresponderá a 12.67 g. (doce gramos, sesenta y siete centigramos), y la tolerancia en peso por pieza será de 0.51 g. (cincuenta y un centigramos), en más o en menos.

UN POCO DE HISTORIA.

En 2019, la Cámara de Diputados aprobó la emisión de una moneda conmemorativa al “Caudillo del Sur”, Emiliano Zapata Salazar, como parte del centenario de su fallecimiento.

Por unanimidad con 411 votos a favor, se aprobó el diseño y emisión de la moneda con valor de 10 pesos, la cual corresponderá a la Casa de Moneda de México realizar los ajustes. No obstante, el caudillo del Sur finalmente terminó enmarcado en la moneda de 20 pesos.

Mientras el presidente Venustiano Carranza recibía a un grupo de excursionistas estadunidenses en Palacio Nacional, Emiliano Zapata era asesinado a manos de Jesús Guajardo en la ranchería de Chinameca, Morelos, tal como lo informó Excélsior en su edición del 11 de abril de 1919.

El reporte detalla que las tropas del gobierno consiguieron acercarse a Zapata —considerado “la bandera de la Revolución y de la rebelión”, pese a que siempre rehuyó todo encuentro y se mantuvo alejado de las balas—, simulando que se habían convertido en rebeldes, idea concebida por el general Pablo González, jefe del ejército de operaciones del sur para dar muerte al caudillo.

Sin embargo, para corroborar la noticia, Excélsior buscó la versión oficial y para lograrlo tuvo acceso al telegrama que Carranza recibió desde Cuautla, donde se registra lo siguiente: “Con la más alta satisfacción tengo el honor de comunicar a usted que en estos momentos (9:30 pm) acaba de llegar a esta ciudad el coronel Guajardo con sus fuerzas, trayendo el cadáver de Emiliano Zapata que por tantos años fue el jefe de la Revolución del Sur y la bandera de la irreductible rebeldía de esta región”.

Según los informes verbales de aquel día, Zapata fue muerto en la lucha junto con tres o cuatro de los principales jefes que lo acompañaban, los cuales se identificarían posteriormente”.

El pasado 10 de diciembre, el Senado avaló este reconocimiento para “El Caudillo del Sur”, que luchó por los principios de justicia social, libertad e igualdad.

Con 83 votos a favor, el Senado de la República aprobó proyecto de decreto por el que se establen las características de una moneda conmemorativa del centenario de la muerte del general Emiliano Zapata Salazar.

Es una forma de recordar y mantener vigente a un símbolo de la Revolución Mexicana, que luchó por la reforma agraria, los principios de justicia social, libertad, igualdad, democracia, propiedad comunal de las tierras y el respeto a las comunidades indígenas, campesinas y obreras de México.

Es, también, un homenaje a los defensores que contendieron con la bandera del zapatismo y otras facciones que, con sus batallas e ideales, se han convertido en figuras representativas del anhelo popular.

En el dictamen se señala que Emiliano Zapata Salazar, conocido como “El Caudillo del Sur”, estuvo al mando del Ejército Libertador del Sur. Nació en San Miguel Anenecuilco, Morelos, el 8 de agosto de 1879. A los 30 años se convirtió en dirigente agrario de esa entidad.

Al proclamarse el Plan de San Luis, que marcaba el inicio de la Revolución Mexicana, a Zapata le llama la atención el Artículo Tercero, que ofrecía la restitución de las tierras a sus legítimos propietarios. Así entra en pláticas para la toma de armas junto con Pablo Torres Burgos, Rafael Merino y cerca de 60 campesinos.

El 10 de abril de 1919, Zapata fue engañado por Jesús Guajardo y en la Hacienda de Chinameca, Morelos, tiradores escondidos en las azoteas, abrieron fuego contra el general y su escolta de cien hombres.

Se explicó entonces que la moneda conmemorativa tendría un valor nominal de veinte pesos, una forma dodecagonal, diámetro de 30 milímetros y de una composición bimetálica y estará constituida por dos aleaciones, una para su parte central y otra para su anillo perimétrico.

Una vez que se aprobó, el proyecto de decreto fue enviado al Ejecutivo Federal para sus efectos constitucionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: