Crisis en Haití por Magnicidio

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado y su esposa resultó herida a primera hora de ayer en un ataque con armas de fuego en su residencia privada, un magnicidio que empeora la crisis política y de violencia que sufre el país.

El primer ministro, Claude Joseph, dijo estar a cargo del país, a pesar de que el lunes el mandatario había anunciado su relevo por Ariel Henry, declaró estado de sitio y señaló que la Policía y el Ejército se encargan de garantizar la seguridad del país.

Durante el estado de sitio, las fronteras de esa nación se cierran y se impone la ley marcial con toques de queda y vigilancia militar en las calles.

Quienes mataron al mandatario Moïse eran mercenarios “profesionales” que se hicieron pasar por agentes de la DEA, dijo el embajador haitiano en Washington, Bocchit Edmond.

Los supuestos asesinos del Presidente fueron interceptados por la Policía Nacional”, cuatro fallecieron y  dos fueron detenidos, dijo el portavoz gubernamental, Frantz Exantus.

El Presidente y su esposa, Martine Moïse, en un homenaje por sismo. Foto: AFP.

El pasado 7 de febrero, el presidente Moïse anunció que la Policía arrestó a más de 20 personas a las que él acusó de intentar asesinarlo y derrocar a su gobierno, incluido el juez de la Corte Suprema, Yvickel Dabrézil, apoyado por líderes opositores.

“La primera dama, herida, está viva y recibiendo los cuidados que requiere. Los hijos del Presidente están a salvo“, dijo el primer ministro. El embajador Edmond dio a conocer que fue trasladada a Miami, Florida.

Moïse gobernaba por decreto Haití, el país más pobre del continente americano, después de que las elecciones legislativas previstas para 2018 se retrasaran, lo que avivó la desconfianza hacia él.

El mandatario estaba en el centro del tumulto, sus críticos afirmaban que su administración debió terminar el 7 febrero de 2021. Moïse sostenía que su quinquenio se debió de haber extendido hasta 2022, ya que no tomó posesión sino hasta 2017.

Además de la crisis política, han aumentado los secuestros para pedir rescate, reflejo de la influencia de las bandas armadas en el país caribeño, que se dedican también al trasiego de drogas hacia Estados Unidos.

Al mismo tiempo, un grupo de policías descontentos, conocidos como el Fantom 509, habían estado sembrando el caos en Puerto Príncipe. Después de una operación fallida en la que murieron cuatro agentes.

Y en un video filmado el 23 de junio, Jimmy Chérizier, alias Barbecue, un exoficial de Policía convertido en líder de una poderosa alianza de pandillas conocida como el G9 and Family, pidió una revolución contra la oposición, el sector empresarial y el partido político de Moïse.

Haití también convive con la pobreza crónica y recurrentes desastres naturales. Como el terremoto de 2010, que mató a 316 mil personas.

Estados Unidos calificó de “horrible” el asesinato de Moïse y dijo que estaba dispuesto a ayudar en la investigación, exigió que se realicen este año elecciones, como estaba previsto.

Desde la caída de la dictadura de Jean-Claude Duvalier, en 1986, el país no ha tenido estabilidad política.

Con información de El Heraldo y agencias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: