Desde hace 10 años Martha no celebra el Día de la Madre, busca a su hijo desaparecido

“Yo tengo 10 años que no celebro el Día de Madre, porque me hace falta uno de mis hijos, no sé dónde está, si yo lo hubiera sepultado sería diferente”, relata Martha Elva Ceja Jiménez al tiempo que se le inundan los ojos de lágrimas al recordar a su hijo Edgar Rafael González Ceja, joven desaparecido desde el 24 de enero de 2010 en Morelia, Michoacán, sin que tenga rastro de su paradero, ni motivos aparentes de su desaparición, más que la suposición de que fue una victima más del crimen organizado.

Edgar desapareció hace más de una década en la capital michoacana, tras salir de su domicilio al borde de las 15 horas de aquel domingo, lo último que le comentó a su esposa es que iría a realizar unos mandados sin especificar su lugar de visita; horas después Martha recibió la peor llamada de su vida: no encontraban a su hijo.

Martha Ceja no se explica el motivo de la desaparición de su hijo, asegura que siempre fue un hombre de bien, pero supone que tiene que ver con la guerra contra el narcotráfico que instauró en Michoacán el presidente Felipe Calderón Hinojosa, durante su sexenio; en donde ciento fueron adiestrados por los cárteles para matar y otros terminaron por morir.

La madre buscadora ha realizado todo tipo de denuncias y búsquedas en campo con la esperanza de encontrar a su hijo, ella, como decenas de otras madres, tiene la firme convicción de que, si continúa en la búsqueda de alguna u otra forma los encontrarán, y es que, a decir de la mujer de 63 años, la esperanza es lo último que se pierde.

“La fe y la esperanza no la vamos a perder, esperamos que el gobierno siguiente sea más comprometido, que nos dé un buen acompañamiento, pero no totalmente”.

“Necesitamos un gobierno más sensible que ponga a disposición su equipo y personal para ponernos a buscar, porque en donde le escarbes ahí vas a sacar cuerpos”, reconoció.

Martha Elva aseguró que tras tocar todas las puertas de la burocracia estatal y federal recurrió a dependencias de carácter internacional; en este momento, el caso de la desaparición de su hijo y el nulo avance en la investigación yace en manos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organismo que esta a la espera de que el Gobierno de Michoacán entregue los últimos avances de las indagaciones.

En Michoacán, ocho mil 137 personas se reportan como desaparecidas entre el periodo de 2006 a agosto 2020, es decir que, al año desaparecieron en promedio 581 personas, acorde a las cifras de la Fiscalía General del Estado (FGE).

De todos los más de ocho mil desaparecidos, así como el caso de Edgar González, el Comité de Familiares Detenidos Desaparecidos en México, (COFADDEM), “Alzando Voces”, atiende el caso de 309 personas reportadas como desaparecidas en Michoacán, desde el 2006 hasta la fecha; cada uno de los desaparecidos sin ninguna pista sobre su paradero.

Este es el décimo año consecutivo en el que los integrantes de la COFADDEM se manifiestan de manera pacífica en la ciudad de Morelia, con la esperanza de que la movilización y visibilización de su problemática urja a las autoridades para que coadyuven en la búsqueda de sus seres queridos.

“Es como si te estuviera sangrando el corazón, no puedes andar por la vida, así como si nada, es mucho dolor, mucha enfermedad, (…) estaría tranquila si supiera donde está, así no sé, no sé dónde está”, sollozó Martha Elva detrás de su cubrebocas que pregunta ¿Dónde están nuestros hijos?.

Con información de El Heraldo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: