El ABC en el uso correcto del cubreboca y su destino final

Ciudad de México.- El uso adecuado del cubreboca disminuye el riesgo de contagio por coronavirus COVID-19. Para ello, es indispensable lavarse las manos antes de manipularlo, revisar cuál es el lado correcto y asegurarse que tape completamente nariz y boca.

Los cubrebocas que ustedes pueden encontrar son de uso desechable como este que son con ligas, estos -si observan- aquí no deben de dejar espacios entre lo que es la cara y el cubrebocas, vamos a ir ajustando a manera de que pegue la liga y ya se conserva más cerrado el cubrebocas. El cubrebocas tri-capa de este tipo, que son desechables, estos pliegues deben de quedar hacia abajo y la cara interna es blanca, entonces tomamos el cubrebocas de los laterales elásticos, y lo colocamos por detrás de las orejas, tomamos un poquito de presión en la nariz para que dé el ajuste”, explicó una enfermera IMSS

Una vez colocado en el rostro, no se debe manipular o tocar, pues el virus podría quedar atrapado en la parte exterior y aumentar el riesgo de contagio.

El estar tocando el cubrebocas lo convierte en un riesgo porque nosotros lo estamos contaminando. Si nosotros traemos un cubreboca que solamente esté cubriendo la boca pues todos esos polvos, o todos esos microorganismos que se quedaron en la parte externa del cubrebocas pues los vamos a estar respirando por la nariz, o sea se convierte más en un riesgo, que en un beneficio, si no está colocado de la manera correcta”, afirmó Paola Johana Hernández Rodríguez, coordinadora auxiliar de vigilancia epidemiológica, IMSS Ciudad de México Norte.

El periodo de vida de un cubrebocas estándar, es de 4 horas. En el caso de las mascarillas N95 y KN95 de alta eficiencia, tienen una vida útil máxima de 24 horas continuas. Si el uso es intermitente, el periodo de vida se puede alargar de 48 a 72 horas.

Para desecharlo, se debe colocar dentro de una bolsa de plástico cerrada y tirarla en el bote de residuos inorgánicos.

” alt=”” aria-hidden=”true” />

Aquí comienza otro proceso. Actualmente los cubrebocas usados está invadiendo las calles de la Ciudad de México, tirados a pie de calle, en banquetas y jardineras.

“Pues sí la verdad sí encontramos,  no sabemos si vienen contaminados o no, como unos 20, 30 diarios si encontramos diario, a pie de calle. Eso le estoy hablando desde las 7 de la mañana a 2 de la tarde. Como nosotros venimos barriendo, ya los muchachos lo levantan con la escoba y la pala nosotros no agarramos nada de eso. Caretas sí se encuentran tiradas, guantes muy pocos, pero más son los cubre bocas”, reiteró Lucero Jiménez, trabajadora de limpia CDMX.

Si el cubrebocas proviene de un paciente COVID, atendido en casa u hospital y está dentro de bolsas rojas, que indican según la Norma Oficial Mexicana 087, que es un residuo peligroso, es incinerado. Pero los que se encuentran tirados en vía pública o son desechados en los hogares sólo se entierran en rellenos sanitarios.

Tirarlo ahí en la casa, cuando llego a la casa, este es el que ocupo diario, lo tiro y ocupo otro, lo ponemos en una bolsa”, detalló Bernardo Aquino.

Autoridades capitalinas trabajan en un protocolo de confinamiento especial para estos desechos, cuya procedencia exacta y grado de contagio se desconoce. Esperan tenerlo listo para finales de junio.

Forma parte del relleno ordinario de la basura y son depositados en rellenos sanitarios / no hay una manera hasta el momento de separarlo de manera precisa, estamos trabajando actualmente en un protocolo que precisamente atienda esa nueva realidad producto de la pandemia”, concluyó Efraín Morales, director General de Servicios Urbanos CDMX.

En la Ciudad de México se generan diariamente 12 mil 800 toneladas de basura, a las que desde hace 3 meses se suman cientos de cubre bocas, guantes de látex y caretas plásticas.

A %d blogueros les gusta esto: