El nadador que perdió una pierna por salvar a un amigo de un francotirador y competirá en Paralímpicos

Japón.- Los Juegos Olímpicos no son los únicos que dan cientos de relatos a lo largo de su historia, ya que la justa Paralímpica, que celebrará una edición más este 24 de agosto en Tokio, también tiene varios momentos de vida que valen la pena contar y atesorar, tal y como el de un deportista del equipo de refugiados que, en esta edición, volverá por segundos Juegos consecutivos. Se trata del nadador Ibrahim Al Hussein.

De origen sirio, Ibrahim Al Hussein relató en un diálogo con Airbnb, como fue que perdió una parte de su pierna cuando su país llevaba dos años en guerra en el 2013 y un francotirador por poco acaba con su vida y la de un amigo.

“Me gritaba: ‘ayúdame, ayúdame’. Nunca olvidaré esos momentos en los que lo estaba viendo morir frente a mí mientras me pedía auxilio. Sabía que si iban podían dispararme, pero decidí hacerlo porque nunca me habría perdonado dejarlo morir en medio de la calle”, recogió el diario español Marca.

Consciente de que arriesgaba su propia vida por salvar la de su amigo herido, Hussein se acercó para darle los primeros auxilios; en ese momento una bomba estalló cerca de él, destrozándole parte de la pierna derecha.

“No entendía que estaba pasando. La presión de la bomba, el humo, la atmósfera… Tuve heridas en el pecho, en los brazos y en mis dos piernas. Vino gente a ayudarme tras escuchar el sonido de la bomba”, recordó”.

“…aunque Ibrahim reconoce que aquella explosión terminó con sus sueños de ir a unos Juegos Olímpicos, no lo compara con el hecho de haberle salvado la vida a un ser querido, aunque a él no le gusta alardear mucho sobre eso, pues comenta que “tenemos un dicho árabe: haz el bien y tíralo al mar. Un día volverá a ti”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: