Hijo de Jair Bolsonaro niega acusaciones de corrupción; acusa ser víctima

Brasil.- El senador Flavio Bolsonaro, hijo mayor del presidente brasileño Jair Bolsonaro y quien es investigado por corrupción, negó este sábado las acusaciones que pesan en su contra y afirmó que es víctima de un “grupo político”.

En una nota, el senador dijo ser blanco de una “verdadera campaña de difamación” por parte de personas que buscan “recuperar el poder que perdieron en la última elección”, en una referencia indirecta a los partidos de oposición, en especial el Partido de los Trabajadores (PT) comandado por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Este sábado, Flavio Bolsonaro reafirmó su inocencia en “cualquiera de las acusaciones hechas por sus enemigos” y aseguró
que su patrimonio, cuestionado en la investigación, es “totalmente compatible con sus rendimientos”.

Dijo además que “continúa a creer en la Justicia” y que “la verdad prevalecerá”.

“Todo quedará inequívocamente comprobado dentro de los autos (del proceso)”, completó.

El pasado jueves, la Policía brasileña arrestó al exasesor y exconductor Fabrício Queiroz, considerado una pieza clave en la
investigación por corrupción abierta contra Flavio Bolsonaro, en una residencia del abogado Frederick Wassef, quien mantiene estrechos lazos con el clan Bolsonaro, en la ciudad de Atibaia, en el interior de Sao Paulo.

Flavio Bolsonaro, quien fue elegido senador en octubre de 2018, está en la mira de la Fiscalía desde ese mismo año por movimientos financieros atípicos identificados por el Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf) en su cuenta bancaria y en la de 74 excolaboradores suyos cuando ocupaba un escaño en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro.

La investigación comenzó a raíz de sospechas sobre movimientos bancarios irregulares de Queiroz detectados por el Coaf y que
llevaron al organismo a ceder las informaciones a la Fiscalía.

De acuerdo con el organismo, por la cuenta bancaria de Queiroz pasaron en el periodo de un año 1.2 millones de reales (hoy unos 240 mil dólares), una cifra que contrasta con sus ingresos mensuales, que en la época eran de poco más de
4 mil dólares.

Dos días después del arresto, el abogado de la familia Bolsonaro rompió su silencio este sábado y calificó la investigación como una trampa” y “una farsa” con el objetivo de “atacar al presidente” brasileño.

“Si atacan a Fred, arremeten contra el presidente. Yo y el presidente nos convertimos en una sola persona, entonces todos están
empeñados en atacar mi vida, destruir mi vida, mi imagen, mi reputación”, declaró Wassef a la cadena televisiva CNN Brasil.

A %d blogueros les gusta esto: