¡IMSS tardío e inhumano! Acusan familiares con pacientes graves que tienen más de 10 días sin recibir atención

Los Mochis, Sin.- Jessica Espinoza es una joven de Los Mochis que desde el pasado 12 de julio tiene internado en la Clínica 49 del IMSS a su padre, el señor Luis Alberto Espinoza Sánchez, a causa de un problema de gangrena en uno de sus pies.

Lo lamentable es que, con el paso de los días, la enfermedad está literalmente matando su extremidad y, pese a requerir una amputación inmediata, el médico encargado no ha mostrado disposición para actuar.

La joven narró a los micrófonos de Altavoz el viacrucis por el que atraviesan en estos momentos ella y su familia, pues por la misma tardanza del Seguro, donde por cierto lo dieron rápidamente de alta en una primera instancia, han tenido que recurrir a algunas clínicas particulares y ya gastaron alrededor de 20 mil pesos, cantidad con la que no contaban.

La principal preocupación es que, en caso de no atenderse a la brevedad, el problema podría afectar no solo el tejido, sino contaminar además la sangre y llegar a consecuencias irreparables.

“Lo dieron de alta y le dijeron que no tenía nada, entonces a mí ya no me gustó, no me gustó la apariencia de su herida, entonces lo llevamos con doctor particular, se le hizo un análisis profundo de lo que tenía, lo que el Seguro no pudo hacer, entonces le dijeron, ¿Sabes qué? Tienes que amputarte de la rodilla para abajo, porque si tú vas al Seguro te van a amputar por pedacitos. Llevamos todos los papeles, llegamos a urgencias de nuevo para que lo volvieron a meter a piso, y es hora que no han hecho nada, tiene desde el día 12 ahí y le está avanzando el problema, ya hasta le apesta el pie, le hacen pura curación, pero el problema es de adentro y se tiene que hacer la cirugía. Van dos días que el médico no se para, ya está molesta hasta la gente de alrededor porque le ven que está avanzando”.

Pero el problema no solo es la tardanza. La joven asegura que muchos trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social muestran una clara apatía e incluso falta de humanidad hacia los pacientes, eso sin mencionar la displicencia de algunos enfermeros que, lejos de hacer su trabajo, ponen a los familiares a realizar tareas propias de ellos.

“Yo tengo casi el mes ahí y desde enfermeros en urgencias, hasta doctores, no tienen nada de humanidad. O sea, miré casos así de que un muchacho pedía agua y el enfermero le dijo que no, que se la pidiera a sus familiares, eso me hizo decir: ‘mi papá está aquí en el infierno’. Yo me quedo todas las noches con mi papá, sin dormir porque se ha puesto bien malo de las calenturas, y te exigen que estés todo el día ahí para que les hagas su trabajo, que si le da una calentura, tú tienes que bajársela, ellos le dan medicamento pero tú se la tienes que bajar, que si va al baño, igual, tú tienes que estar pendiente, no es queja mía, pero dices, ‘yo no estudié enfermería’; si vas a estudiar enfermería nomás para poner medicamente y suero, pues hasta yo estudiaría”.

Jessica mencionó que el caso de su padre no es el único similar en estos momentos, pues así como él, existen varias personas a la espera de ser valoradas o de que se desocupe una cama para poder ser atendidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: