La masacre que viene… llegó; ¿Habrá culpables?

Ya brincamos la tablita del Covid y ya estamos de nuevo de regreso. ¿Cuántos no han podido brincarla y cuantos más no la podrán brincar?

La primera pregunta tiene la respuesta al día, pero la segunda, aún continúa abierta y es aún muy incierta.

¿Todo este descontrol y masacre social por causa del Covid se pudo haber prevenido?

Quizás la ola de contagios no, pero la masacre a la cual está expuesta la sociedad, sí. Las fallas en la administración, conducción e implementación de estrategias –si es que han existido- para frenar la ola de contagios, evidentemente han sido un rotundo fracaso. ¿Y los culpables de tantas muertes?

Pareciera que no los hay. Los responsables legales solo de dedican a contar el número de contagiados y muertos, día a día.

Esa es la única acción real y visible emprendida por el gobierno federal y gobiernos estatales. En todo lo demás, han sido completamente rebasados, incluyendo, el contar los muertos y los contagiados. Ya no tienen ni siquiera ese control, el de las cifras.

Lo que hoy vive el país y los mexicanos, era algo evidente que venía y así lo pronosticamos y predecimos.

1.-Nuestra columna del pasado 26 de mayo – escrita cinco días antes de iniciar lo que el gobierno federal llama el regreso a la nueva normalidad- la titulamos de la siguiente manera. “La masacre que viene”.

2.-Desde luego el título era una advertencia y un pronóstico a lo que se veía venir en materia de la emergencia sanitaria, a partir de un completo fracaso en la conducción e implementación de estrategias para enfrentar y frenar la pandemia.

3.-Semanas atrás, también lo habíamos dicho. El Gobierno Federal ya se dio cuenta de su fracaso en su errática conducción de la emergencia sanitaria, que prefirió mejor politizar la pandemia y apostarle a la política, en lugar de apostarle a garantizar la salud de los mexicanos.

4.-Los muertos parecieran no importarle al gobierno federal, escribíamos, porque al final, a esos se les llora, se les entierra, pero no le protestan al gobierno ni ponen en riesgo la permanencia en el poder del Presidente. Esos que se sigan contando, no pasa nada y ya no son problema.

5.-Para el 26 de mayo, decíamos que ya iban 71 mil casos de contagio oficiales y 7 mil 633 personas fallecidas. Con tales números, advertíamos, no hay indicadores sanitarios para regresar a la nueva normalidad, pero de hacerse, si se avecina una gran masacre social por la obsesión presidencial de minimizar los resultados de la pandemia.

6.-Dos semanas después de iniciado el regreso a la nueva normalidad y apenas 20 días desde que pronosticamos la gran masacre que venía, está se cumple con creces. Esto no es, ni puede ser una buena noticia.

Los contagios oficiales -que no son todos- ya llegaron a los 142 mil 690, es decir, otros 71 mil casos más sumados a la cuenta.

La cifra de personas fallecidas ya llegó a los 16 mil 872, es decir, 9 mil 229 más, tan solo en los últimos 20 días.

7.-¿Hay masacre social o no hay masacre social? ¿Quién pagará por la ineptitud oficial en materia de Salud que está costando vidas por cientos cada día que pasa?. Esas son preguntas que al día de hoy aún esperan respuesta.

¿Será el presidente de la república? ¿Serán funcionaros de la Secretaría de Salud? ¿Serán los gobernadores?. ¿Serán partidos políticos que postularon a los gobernantes en turno? Quién sabe.

8.-Lo cierto, es que los errores los cometen quienes tienen en sus manos la conducción de la Secretaría de Salud y que no han dado con bola en la búsqueda e implementación de estrategias efectivas que permitan frenar la pandemia. Eso sí, los muertos los pone la gente, esa a quien se supone deberían de cuidar.

9.-Por lo pronto los números oficiales siguen subiendo de manera alarmante, los cuales confirman que la masacre continuará.

La estrategia de politizar la pandemia solo permite evadir culpas, pero no salvará vidas y a la postre tampoco podrá salvar varios proyectos políticos en puerta.

Si los gobernantes en turno no son llevados a tribunales para enfrentar sus culpas por tanta muerte, serán juzgados en el 2021. De ese juicio, no se salvarán.

El gobierno culpa a la gente y la gente culpa al gobierno. Hoy, el juez es el gobierno, pero en 2021, el juez será la gente.

¿Irá a haber castigos a los responsables de la masacre?

Eso lo veremos.

Habrá que estar pendientes.

PASO A PASITO.-La sucesión en Sinaloa tiene sus tiempos reales, mucho más allá de los tiempos legales que por cierto los retrasaron en su arranque.

Desde principios de año lo advertimos. El calendario real es muy lógico. Muchos pudieran soñar o pensar que tienen posibilidades de poder ser gobernador.

Al terminar mayo y empezar junio, muchos se habrán de quedar en el camino, pero no abandonarán la carrera. Podrán hacer y tejer alianzas con quienes sigan manteniendo posibilidades.

Es por eso que en pleno junio, la lista ya se acortó. Ya no se ve con posibilidades reales a un Germán Escobar, a un Martin Heredia, quienes se movieron tiempo atrás. Atrás van quedando las posibilidades de muchos, pero que bien estarán sobrados para alcanzar alcaldías, diputaciones locales y federales.

¿Quiénes quedan con posibilidades reales?

Por el PRI, Rosy Fuentes, Jesús Valdez, Mario Zamora, Alfredo Villegas y Aarón Irizar. ¿Y habrá un tapado?

Por Morena, Jesús Vizcarra, Rubén Rocha, Luis Guillermo Benítez y Jesús Estrada Ferreiro.

Por el PAS, Héctor Melesio Cuen y el actual rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra Liera quien pudiera dar la sorpresa.

Por el PAN solo mantienen las figuras de Juan Pablo Castañón y Bosco de la Vega.

Por el RSP, Gerardo Vargas y Manuel Cárdenas.

Ahora. De estos personajes que bien pudieran llegar a ser candidatos, cuantos en realidad tienen posibilidades reales de llegar a ser gobernador.

Los tiempos corren y estos dirán quienes sí y quiénes no. Pero por lo pronto, su futuro dependerá de su movilidad exitosa.

No hay más.

OTRO PASITO.-¿Jugará la pandemia en el 2021 en Sinaloa y en todo México? Eso es indudable. No solo habrá castigo para gobernantes que no estuvieron a la altura y para sus respectivos partidos.

Lo cierto es que las pobres o nulas acciones de varios gobernantes para enfrentar la pandemia y salvar vidas, ya generó una decepción muy grande en la gente y agarró parejo. Ya no se identifica con un partido en particular.

Ese 35 o 40 por ciento que empieza a aparecer en las encuestas como voto indeciso o no definido, verá los monos y en base a ello, pudiera definir la orientación de su voto.

Eso ya es una influencia clara de la pandemia.

Pues a ver y analizar a los monos o personajes.

A %d blogueros les gusta esto: