La poderosa razón por la que EEUU liberó a Eduardo Arellano Félix y Vicente Zambada

Los acuerdos que establecieron Vicente Zambada Niebla, hijo de Ismael Zambada García, líder del Cártel de Sinaloa, y Eduardo Arellano Félix, exjefe del Cártel de Tijuana, para proporcionar información a las autoridades estadounidenses les permitió salir de prisión.

En ambos casos habían sido condenados a 15 años de cárcel. En el caso de Zambada Niebla fue en mayo de este año que se dio a conocer que no se encontraba bajo custodia del Departamento de Prisiones de Estados Unidos (BOP, por su sigla en inglés).

El hijo del líder del Cártel de Sinaloa fue uno de los testigos en el juicio en contra de Joaquín “Chapo” Guzmán en enero del 2019 y en el que dio detalles sobre la estructura, rutas, estrategias de lavado de dinero, sobornos y organización del Cártel de Sinaloa.

Fue detenido en la Ciudad de México en mayo del 2009, extraditado a Chicago en el 2010 y a finales del 2011 fue que comenzó a colaborar con el gobierno estadounidense.

Prácticamente una década después, en un tribunal federal en Chicago fue sentenciado a 15 años de prisión –le fue tomado en cuenta el tiempo que ya llevaba en la cárcel- y 5 de libertad condicional, lo anterior fue consecuencia de que fue considerado como una persona clave en el tráfico masivo de cocaína y heroína entre 1996 y 2008.

Vicente admitió ser el operador más importante del cártel en Chicago y Los Ángeles entre el 2005 y 2008, de acuerdo con lo que dijo en el juicio del 2013, asimismo, se declaró culpable de los cargos de tráfico de drogas. También admitió que su papá, Ismael, es el líder del Cártel de Sinaloa, quien continúa en la lista de los más buscados de la Administración de Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos.

En la segunda semana de agosto, se dio a conocer que el narcotraficante Eduardo Arellano Félix, exjefe del cártel de Tijuana, era liberado de una cárcel federal de Pensilvania, tras cumplir los 15 años de condena por cargos de lavado de dinero y conspiración para el uso de ganancias ilícitas en territorio estadounidense.

Arellano Félix, también conocido como el “Doctor” tuvo una sentencia reducida por la cooperación que realizó con autoridades estadounidenses, y también se declaró culpable en el 2013.

En consecuencia, sólo fue condenado por dos de los siete cargos por lo que se realizó su extradición en agosto del 2012, aunque fue detenido en el 2008 en Tijuana. Él se encontraba en una prisión federal de Allentown, Pensilvania y previo a su captura, las autoridades de Estados Unidos llegaron a ofrecer 5 millones de dólares para capturarlo.

Cinco días después de ser liberado en Estados Unidos fue entregado a las autoridades mexicanas, en el puente internacional de Brownsville-Matamoros.

La Fiscalía General de la República (FGR) indicó que cumplió una orden de aprehensión dictada por un juez federal, “por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada, contra la salud y asociación delictuosa”. Ahora , se encuentra internado en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1 “El Altiplano”, en el Estado de México.

Con información de El Heraldo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: