Mamá confiesa porque MATÓ a sus 3 hijos en atroz crimen

Hace unos días, Los Ángeles se conmocionó tras darse a conocer la noticia de una mujer que había asesinado a sus tres hijos, el pasado sábado 10 de abril.

Las autoridades identificaron a la culpable como Liliana Carrillo, de 30 años, y las víctimas fueron sus pequeños Joanna, de 3 años, Terry, de 2 y Sierra, de 6 meses. De acuerdo con Los Angeles Times, los cuerpos de los tres bebés fueron hallados por su abuela, cuando regresó de trabajar.

Luego de esto, Carillo fue detenida como la principal sospechosa, y ahora finalmente confesó su crimen a una estación de radio.

“Los ahogué. Lo hice con tanta suavidad, no sé cómo explicarlo. Los abracé. Les di un beso. Me disculpé todo el tiempo. Amaba a mis hijos”, aseguró a KGET, de NBC.

Además, sostuvo que la verdadera razón por la que lo hizo era para “protegerlos” de su papá quien, según ella, es un traficante de personas, y tenía miedo que los lastimara.

“No quería que siguieran abusando de ellos. Amaba a mis hijos. Ojalá no tuviera que ser así, pero prometí protegerlos”, añadió.

Además, Univisión obtuvo un documento de 120 páginas que Liliana envió a las autoridades, minutos antes de quitarles la vida a sus pequeños. En él, declara que ya había expuesto sus temores sobre sus hijos, pero que la ignoraron.

“Estoy haciendo esto porque nadie me cree, es verdad, está pasando y no tengo a dónde ir”, escribió la mujer, según los reportes de la cadena.

¿Protección o depresión?

Univisión también recogió el testimonio de su hermano, Javier Carrillo, quien aseguró que habían estado pidiendo ayuda, pero nadie se las dio, y eso empujó a tomar esta drástica decisión.

Sin embargo, una amiga de la familia confesó al Daily Mail que la madre había sufrido depresión posparto después del nacimiento de su segundo hijo, y que ella nunca vio que fuera víctima de violencia, o que los niños presentaran alguna señal de abuso.

Además, la propia Carrillo dijo durante la entrevista con KGET que había tenido depresión, estrés postraumático y ansiedad, pero nunca recibió atención médica ni tratamiento con fármacos para mejorar su salud mental.

(Con información de El Heraldo)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: