Niño de un año recibe 10 mordeduras en su rostro en guardería de Culiacán; familia presenta denuncia penal

Culiacán, Sin.- Un niño de un año de edad fue entregado a su madre en una guardería de la colonia Lázaro Cárdenas con al menos 10 mordidas en el rostro.

Martha Selene Moreno Jiménez, tía del infante, narró que el hecho se registró el día de ayer en la instancia infantil El Castillo del Saber.

Con enojo la señora mencionó que su sobrino de nombre Julián Darío fue recogido el día de ayer por su mamá
Martha Aidé Nevárez Vega, quien se percató que su pequeño tenía diversas mordidas en el rostro, situación de la que no dieron ninguna explicación las autoridades de esta institución educativa.

Ante la agresión física que fue víctima el infante producto de un presunto descuido de parte de las trabajadoras, la familia del niño acudió al Ministerio Público a presentar una denuncia penal y una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Sobre este hecho también se enteró al Sistema DIF Sinaloa por lo que la familia espera que a la brevedad posible se inicie una investigación contra la responsable de esta guardería para no permitir que se repita una agresión similar con otro infante.

La tía del menor expresó que las mordidas que recibió su sobrino al parecer fueron propiciados por un pequeño que en otras ocasiones agredió de la misma forma a otros niños producto de la falta de atención y cuidados del personal de esta guardería.

A raíz de la agresión física que recibió el pequeño en el rostro, la familia aseguró que Julián Darío durante la noche sufrió pesadillas y un fuerte dolor.

Exigieron a las autoridades iniciar las investigaciones a la brevedad posible y de encontrar anomalías clausurar la gardenia de inmediato.

Marlén Ojeda Cárdenas, responsable de la estancia infantil ubicada en la colonia Lázaro Cárdenas reconoció que el hecho se registró en sus instalaciones por parte de un niño que hace dos semanas no acudía a la guardería.

Contó que en un principio no pensaron que se trataba de una agresión pues observaron que Julián Darío era abrazo por uno de sus compañeros y nunca lo escucharon llorar.

Aseguró que cuenta con testigos sobre que la agresión física que recibió el menor no derivó de una omisión de cuidados pues en todo momento estuvieron atentos de los niños pero al verlos abrazados pensaban que se trataba de un comportamiento normal entre los pequeños.

Ojeda Cárdenas manifestó no tener conocimiento sobre la denuncia que presentó en su contra la familia de la víctima ante la Fiscalía General del Estado ni la queja registrada ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Pidió disculpas a la madre del menor de edad y se comprometió a que no se volverá a repetir una situación similar, la cual es la primera en los 14 años de operacón de esta estancia infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: