Odio y violencia son ‘incompatibles’ con la religión, dice el papa en Irak

Irak.- El papa Francisco afirmó que “el odio, la violencia y el derramamiento de sangre” son “incompatibles” con las religiones, durante el encuentro que mantuvo con una representación de los religiosos y religiosas de Irak, país al que llegó este viernes 5 de marzo de 2021 para una visita de tres días.

A su llegada a la catedral de Nuestra Señora de la Salvación de Bagdad, los cristianos le recibieron con cantos y coros y se acercaron a saludarle, con distancia de seguridad, en el interior, donde le esperaban un centenar de religiosos.

El papa recordó que en esta catedral, en octubre de 2010, fallecieron en un ataque terrorista 59 personas, entre ellos dos sacerdotes, que junto a otros 46 fieles cristianos están en proceso de beatificación.

Las fotografías de estos “mártires” se encuentran en el altar, mientras algunos trozos de cristal recuerdan los lugares donde fueron encontrados los restos de los cuerpos.

El papa explicó que sus muertes “recuerdan con fuerza que la incitación a la guerra, las actitudes de odio, la violencia y el derramamiento de sangre son incompatibles con las enseñanzas religiosas”.

Francisco recordó a todas las víctimas “de la violencia y las persecuciones, pertenecientes a cualquier comunidad religiosa”.

Tras la invasión de los terroristas del Estado Islámico (EI) en 2014 en el norte de Irak, minorías como los cristianos y los yazidíes fueron asesinados y perseguidos. Actualmente en Irak la comunidad cristiana no llega a las 300.000 personas cuando en 2013 era de 1,4 millones.

El patriarca de Babilonia de los caldeos, el cardenal Lous Raphael Sako, recordó en su discurso inicial ante el pontífice que los cristianos han sido sometidos en los últimos a años a grandes dificultades y periodos de persecución y que con la invasión del EI unos 150.000 tuvieron que huir de la Llanura de Nínive.

Y, “a pesar de este dolor, damos gracias a Dios, que el 50 por ciento han regresado”, añadió.

Francisco explicó que mañana, en Ur, se reunirá con los líderes de las tradiciones religiosas presentes en este país, “para proclamar una vez más nuestra convicción de que la religión debe servir a la causa de la paz y de la unidad entre todos los hijos de Dios”.

Francisco afirmó que la riqueza del país son sobre todo sus jóvenes, cuya “paciencia ya ha sido puesta a prueba duramente por los conflictos de estos años”.

El papa animó a los cristianos que tanto han sufrido y les indicó que, aunque “es fácil contagiarnos del virus del desaliento que a menudo parece difundirse a nuestro alrededor (…), el Señor nos ha dado una vacuna eficaz contra este terrible virus, que es la esperanza que nace de la oración perseverante y de la fidelidad”.

También abogó por la unidad de las diferentes iglesias cristianas presentes en el país, pues “todo esfuerzo que se realice para construir puentes entre la comunidad y las instituciones eclesiales, parroquiales y diocesanas servirá como gesto profético de la Iglesia en Irak”.

El papa pide compromiso para llevar la paz a todo Oriente Medio

El papa Francisco pidió hoy el compromiso de la comunidad internacional para llevar la paz a Irak y todo Oriente Medio, “pero sin imponer intereses políticos e ideológicos”, en su primer discurso en Bagdad ante las autoridades iraquíes.

El primer acto de Francisco, que llegó este viernes a Irak para una visita de tres días, tras 15 meses sin viajar por la pandemia, fue reunirse en privado durante media hora con el presidente del país, el kurdo Barham Saleh, que le recibió a la puerta del palacio presidencial.

Después y ante centenares de personas reunidas allí, entre autoridades y miembros del cuerpo diplomático, el papa se presentó como “penitente que pide perdón al Cielo y a los hermanos por tantas destrucciones y crueldad” y “como peregrino de paz”.

En un país que ha vivido los últimos 20 años en guerra, clamó para que finalmente “callen las armas, que se evite su proliferación, aquí y en todas partes. Que cesen los intereses particulares, esos intereses externos que son indiferentes a la población local”.

“No más violencia, extremismos, facciones, intolerancias”, agregó.

Destacó entonces que “la comunidad internacional tiene un rol decisivo que desempeñar en la promoción de la paz en esta tierra y en todo Oriente Medio” y citó “el largo conflicto en la vecina nación de Siria, de cuyo inicio se cumplen en estos días ya diez años”.

Y esperó “que las naciones no retiren del pueblo iraquí la mano extendida de la amistad y del compromiso constructivo, sino que sigan trabajando con espíritu de responsabilidad común con las Autoridades locales, sin imponer intereses políticos o ideológicos”.

No usar el nombre de dios para justificar el terrorismo

Ante el terror del extremismo islámico que se ha vivido en el país, el papa recordó que “la religión, por su naturaleza, debe estar al servicio de la paz y la fraternidad” y que “el nombre de Dios no puede ser usado para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión”.

El papa, que ha venido a reconfortar a los cristianos que fueron brutalmente perseguidos durante la invasión del Estado Islámico en 2014, quiso recordar que “entre los tantos que han sufrido, a los yazidíes, víctimas inocentes de una barbarie insensata e inhumana, perseguidos y asesinados a causa de sus creencias religiosas, cuya propia identidad y supervivencia se han puesto en peligro”.

Tras escuchar el discurso del presidente iraquí, también realizó un llamado para que las autoridades “concedan a todas las comunidades religiosas reconocimiento, respeto, derechos y protección” ya que muchos cristianos lamentan que no se les garanticen algunos derechos.

Así mismo pidió a los políticos que en esta fase de reconstrucción del país “combatan la plaga de la corrupción, los abusos de poder y la ilegalidad”, pero al mismo tiempo “edifiquen la justicia, que crezca la honestidad y la transparencia, y que se refuercen las instituciones competentes”.

También tuvo palabras sobre la pandemia y agregó que, aunque todos están colaborando, esta crisis requiere esfuerzos comunes “para dar los pasos necesarios” y “entre ellos una distribución equitativa de las vacunas para todos”. Las primeras vacunas llegaron a Irak sólo hace unos días.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: