Por fin, Fernández Noroña ofrece disculpas a la diputada Adriana Dávila por agresiones

Ciudad de México.- Luego de que la diputada panista Adriana Dávila Fernández lo acusó de violencia política por llamarla “más bocona que la chingada”, el legislador del PT, Gerardo Fernández Noroña le ofreció una disculpa pública a través de sus redes sociales.

El diputado reconoció que agredió a su compañera del PAN el pasado 4 de octubre de 2019 en el Congreso de Tlaxcala, cuando también pidió que le hicieran llegar más elementos contra ella para “ponerle una chinga la próxima vez que habrá la boca”.

“En acatamiento a la sentencia de la máxima autoridad electoral y asumiendo la responsabilidad y el alcance de mis palabras, ofrezco una disculpa pública a la diputada federal Adriana Dávila Fernández, por las expresiones que utilicé en el Congreso de Tlaxcala el 4 de octubre del 2019”.

Sin embargo, el legislador justificó en la carta de dos páginas que utilizó un lenguaje “coloquial” contra su colega, a quien también señaló de tener presuntos vínculos con grupos de trata de personas en Tlaxcala.

“Expresé que había una exsenadora y compañera diputada, señalada insistentemente de vínculos con los grupos de trata de personas en el estado de Tlaxcala. Manifesté que no sabía si los señalamientos eran ciertos, pero solicité que me pasaran elementos para usarlos en un próximo debate. Cierto que usé un lenguaje coloquial”, dijo.

Asimismo, destacó que el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) interpretó sus expresiones contra Adriana Dávila como violencia política, por lo que le exigió que ofreciera una disculpa pública, sin embargo, apeló esta petición ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Fernández Noroña insistió en que ya había reconocido el “error político de mi declaración, lo que evidentemente fue una disculpa pública”, en una rueda de prensa.

Imagen

Por su parte, la legisladora del PAN señaló en su cuenta de Twitter que estará pendiente de que Fernández Noroña acate la sentencia del TEPJF, que también lo obliga a tomar cursos de género y nuevas masculinidades.

“Lo que es más importante, desde mi punto de vista, es la no repetición de la conducta. Ninguna mujer más debe recibir violencia política de su parte”, señaló.

Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: