¿Qué es Sinaloa sin el agua?

Sinaloa.- Las actividades primarias aportan el 6 por ciento del Producto Interno Bruto de México, y Sinaloa debido a que la agricultura, ganadería y pesca son tres veces más productivas que otros estados del país, aporta el 2 por ciento, es decir, una tercera parte del total nacional y depende completamente del agua; una disminución en la producción de agua dejaría de lado cualquier proyecto de desarrollo y de incremento en la competitividad económica para Sinaloa, aseguró la directora ejecutiva de Conselva, Costas y Comunidades A.C.

Sandra Guido Sánchez reveló que investigaciones muestran que desde el año 2000 se detectó una disminución en los niveles de lluvias que ha ido aumentando en los últimos 21 años y que al 2039 se reducirán en un 20 por ciento las precipitaciones; sin embargo, una sequía como la de este 2021 no se presentaba desde el año 800 después de Cristo, y lo consideró como un buen momento para establecer políticas públicas que propicien un aumento en la producción de agua y modificar las prácticas agrícolas y ganaderas para evitar el estrés hídrico, sin afectar la productividad.

Manifestó que las políticas públicas para el combate de la sequía están desarticuladas y no generan un impacto positivo; aseguró que la construcción de presas no es suficiente para combatir la sequía porque no habrá agua para llenarlas, y el programa bombardeo de nubes con yoduro de plata como medida desesperada es muy caro y no funciona porque las nubes descargan en cualquier lugar y no hay garantía de que lo hagan en Sinaloa.

La investigadora llamó a las autoridades a generar una política hídrica integral que contemple las zonas de captación en las cuencas sin dejar de lado la conducción, uso y reuso del agua; y a pesar que la inversión en vegetación y suelo que es la única infraestructura verde que puede generar lluvia y transformarla en ríos y acuíferos, no existen programas exclusivos para restaurar las cuencas.

Detalló que la Comisión Nacional Forestal no aplica sus programas de reforestación con perspectiva hídrica y no generan los efectos que se requiere, además el programa Sembrando Vida podría convertirse en Sembrando Agua, si se modifican los objetivos sin dejar de involucrar a la ciudadanía que recibe apoyo económicos por su participación; recomendó que los consejos de cuenca inicien una coordinación con los estados de Chihuahua y Durango para evitar la fuerte deforestación que se registra en la cuenca.

Enfatizó que a Sinaloa le corresponde atender directamente la parte media de la cuenca y si se invierte en infraestructura verde en las pequeñas zonas de captación, donde los arroyos no corren y los pozos están abatidos, al paso de dos años se empiezan a ver los resultados.

Explicó que CONSELVA tiene un mapa de microcuencas que pueden compartir con los gobiernos municipales y estatales que establece dónde se puede invertir, qué se tiene que hacer, cuánto cuesta y establece un estimado de cuánta agua se generaría, y quienes se beneficiarían con los cambios.

Guido Sánchez dio a conocer que, los trabajos que se están realizando en las cuencas del río Presidio y río Baluarte se están protegiendo 33 mil hectáreas con inversiones de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, Comisión Nacional Forestal y CONSELVA, que ha incrementado en un 55 por ciento el agua subterránea y un 8 por ciento el agua superficial y con una inversión de 355 millones de pesos para la infraestructura verde; y aunque parece mucho dinero, se invierte más en presas cuando se necesita primero solucionar la falta de agua a largo plazo.

Los sectores productivos, principalmente el de la ganadería, afectan más las cuencas de los ríos porque ocupan toda la vegetación como agostadero; sin embargo, en la zona sur de Sinaloa han aceptado el modelo sustentable más de 600 ganaderos que han mejorado su producción debido al encierro del ganado y han sembrado forrajes, permitiendo que sus hatos aumenten densidad en menos tiempo y obtengan más ganancias.

Urgió a las ciudadanos y autoridades empezar a trabajar en el rescate de las cuencas porque la sequía es permanente y cada vez más aguda; enfatizó que si se hubiera empezado en el 2000, cuando se detectó el inicio de la sequía, tendríamos otros escenarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: