Reportan más de 92,000 personas desaparecidas

Ciudad de México.- Hasta ayer 06 de octubre, y desde 1964, en México había 92,844 personas reportadas como desaparecidas y no localizadas de manera oficial, de las que 74.76% son hombres, 24.69% mujeres y 0.56% clasificados como indeterminados, informó Karla Quintana Osuna.

“No se trata de cifras, sino de personas. De decenas de miles de familias que están esperando a veces a más de una persona en sus casas a que regresen. Esta es la cifra oficial, pero sabemos por lo que nos dicen las familias diariamente en campo que esta cifra puede ser mucho más alta en virtud de la desconfianza que se tiene en denunciar las desapariciones”.

En reunión de trabajo con integrantes de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) reconoció: “Esto es una crisis en materia de desaparición, sin duda alguna”.

Sólo durante el actual Gobierno Federal, es decir, de diciembre de 2018 al pasado lunes fueron reportadas 23,864 personas desaparecidas, de las que 15,340 no existe con año de referencia.

En el mismo periodo se han localizado a 31,159 personas: 28,698 con vida y 2,461 sin vida.

Las 10 entidades con mayor número de personas registradas como desaparecidas o no localizadas son, en orden descendente, Jalisco, Ciudad de México, Nuevo León, Estado de México, Michoacán, Tamaulipas, Sinaloa, Guanajuato, Sonora y Zacatecas.

Identificación forense

El subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, afirmó que es posible que la mitad de los más de 92,000 desaparecidos en México se encuentren en fosas comunes, por lo que el gobierno federal iniciará un programa de identificación forense masivo.

El funcionario reconoció que ante la crisis de desaparecidos y la falta de capacidades institucionales a nivel local y federal para identificación de cuerpos, se ha detonado una crisis.

Al inaugurar ayer las instalaciones de la Unidad de Servicios Médicos Forenses (Semefo) en el municipio de Nogales, Veracruz, el funcionario federal resaltó que se tiene que garantizar el derecho a la identidad en personas que pierden la vida y no han sido identificadas.

Con información de El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: