Retrasan ejecución de preso; quiere donar su riñón para “expiar” sus crímenes

Estados Unidos.- Un tribunal de apelaciones suspendió el lunes la ejecución de un preso condenado a muerte en Houston que había planteado dudas sobre si los fiscales habían presentado testimonios falsos e inexactos de un experto sobre si cometería más delitos en el futuro.

Ramiro Gonzales, de 39 años, iba a recibir una inyección letal por violar y disparar fatalmente a Bridget Townsend, de 18.

Gonzales secuestró a Townsend, quien era la novia de su traficante de drogas, de una casa del condado de Bandera en enero de 2001 después de robar drogas y dinero. Más tarde llevó a Bridget al rancho de su familia en el condado de Medina, donde agredió sexualmente de ella antes de matarla. Sus restos no fueron encontrados hasta casi dos años después.

Los abogados de Gonzales habían pedido que suspendiera su ejecución, argumentando que los fiscales presentaron testimonios falsos que afirmaban erróneamente que sería un peligro en el futuro, un hallazgo legal necesario para imponer una sentencia de muerte.

Sus abogados habían argumentado que un experto en la acusación, el psiquiatra Edward Gripon, había testificado falsamente y que sus afirmaciones no estaban respaldadas por ningún estudio estadístico confiable.

En su orden de tres páginas del lunes, la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas dijo que los abogados de Gonzales habían hecho suficientes afirmaciones “que muestran que el testimonio de las tasas de reincidencia que Gripon dio en el juicio era falso y… que el falso testimonio podría haber afectado la respuesta del jurado a la cuestión de la peligrosidad futura en el castigo”.

El tribunal de apelaciones ordenó que el caso de Gonzales fuera enviado a su tribunal de primera instancia para una revisión adicional. El psiquiatra afirmó haber estado equivocado luego de otra evaluación a Gonzales, y dijo que el imputado asumió la responsabilidad por lo que hizo y expresó remordimiento.

Donar un riñón, un esfuerzo por “expiar sus crímenes”

La orden de la corte de apelaciones se produjo un par de horas después de que la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Texas negara una solicitud de los abogados de Gonzales de conmutar su sentencia de muerte por una pena menor o retrasar su ejecución por 180 días para que pudiera donar un riñón a alguien que puede necesitarlo.

Gonzales también le había pedido al gobernador republicano Greg Abbott que retrasara su ejecución durante 30 días para poder donar un riñón.

Hay dos posibles receptores de riñón que comparten un tipo de sangre raro con Gonzales, incluido un sobreviviente de cáncer en el estado de Washington, dijeron sus abogados a The Houston Chronicle.

Los abogados de Gonzales dicen que la donación del riñón es parte de su esfuerzo por expiar sus crímenes.

Lo siento, lo siento profundamente, tomé lo que era tan preciado para ustedes y sé que no hay nada que pueda hacer o decir para mejorarlo. No tengo absolutamente ninguna excusa por lo que he hecho y no hay absolutamente nadie a quien culpar excepto a mí”, escribió Gonzales en una carta a la familia de Townsend.

Los fiscales, por su parte, describieron a Gonzales como un depredador sexual que le dijo a la policía que ignoró sus súplicas de perdonarle la vida.

El cuerpo de Townsend no se encontró hasta octubre de 2002, cuando Gonzales llevó a las autoridades a sus restos después de recibir dos cadenas perpetuas por secuestrar y violar a otra mujer.

Con imagen e información de El Imparcial 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: