Ya es fiscal, ahora el reto para Sara Bruna es legitimarse

¿AUTÓNOMA O SUBORDINADA? Con incuestionables credenciales académicas y profesionales para ejercer el cargo de Fiscal General para el que fue electa casi de forma unánime este jueves en el Congreso de Sinaloa, Sara Bruna Quiñónez Estrada enfrentará el reto de legitimarse y demostrar real autonomía ante el gobernador Rocha Moya y su Secretario General de Gobierno, Enrique Inzunza Cázarez.

La designación como fiscal fue el colofón de una crónica anunciada que arrancó con vicios de origen luego de que su antecesor en el cargo, Juan José Ríos Estavillo, fuera obligado a dimitir anticipadamente (algo que nunca se admitió y se disfrazó de un acuerdo común) y allanarle así el camino a quien desde el inicio tuvo la etiqueta de favorita en el “Grupo Batequitas”: la llamada “Jueza de Hierro”.

Sara Bruna Quiñónez toma las riendas de la Fiscalía General en un estado lacerado por la impunidad en la mayoría de los delitos y principalmente los relacionados con la violencia de género.

El camino que siguió su designación puede resultar para muchos altamente cuestionable y las dudas sobre su independencia ante el poder Ejecutivo son totalmente válidas y fundadas, sin embargo la capacidad, credenciales y antecedentes de la nueva fiscal también deben mínimo generarle en la sociedad el beneficio de la duda sobre el trabajo que realizará al frente de la institución.

Por el bien de Sinaloa y por el bien de la impartición de justicia esperemos sea favorable.

LA CLOACA.- En Guasave dicen los enterados que las actuales autoridades municipales están dispuestas a destapar lo que parece ser una cloaca llena de podredumbre en torno a los manejos administrativos realizados por quienes concluyeron su período de gobierno el pasado 31 de octubre.

Conforme avanza la revisión a fondo de los movimientos financieros empiezan a surgir más certezas que dudas sobre las que serían una serie de irregularidades en torno a los finiquitos otorgados a varios ex funcionarios que tuvieron la dicha de ser privilegiados por estar en el primer círculo de amistad y quizá hasta complicidad de quienes detentaban el poder en el municipio.

Nos dicen que los movimientos financieros son tan burdos que quizá los hicieron pensando que podrían mangonear o someter al nuevo alcalde Martín Ahumada, cosa que el galeno ya dejó claro no ocurrirá y lejos de ello parece estar dispuesto a ir a fondo para castigar a quienes hubiesen actuado de manera irregular en la pasada administración.

Como dice el “César del boxeo”, ¡hay tiro, hay tiro!

TOMA Y DACA.- Y en donde también está bueno el tiro es en Mocorito donde la ingobernabilidad se apoderó del Cabildo al grado de que los contribuyentes de ese municipio estuvieron a punto de quedarse sin descuentos por el Buen Fin debido a que no podían concretar la sesión de Cabildo para aprobarlos.

La alcaldesa, María Elizalde Ruelas, tuvo que encontrar un vericueto legal para darle validez a un acuerdo tomado en una sesión extraordinaria donde la mayoría de los regidores, junto con el síndico procurador, Enrique Parra Melesio, de nuevo se ausentaron faltando a su responsabilidad constitucional.

En Mocorito ocurre lo contrario a lo que pasa en Mazatlán.

En la tierra del chilorio las huestes morenistas se la hacen cansada a la alcaldesa de extracción pasista porque quieren posiciones de privilegio en su gabinete, mientras que en el puerto fueron los pasistas comandados por Melesio Cuén quienes se la hicieron cansada al Químico Benítez hasta que les cedió importantes cargos en el gobierno.

Corta vida se le anticipa al bloque político Morena-PAS en el actual sexenio y para muestra lo que ocurre en estos dos municipios.

Si no lo cree, el tiempo nos dará la razón.

DE CAPA CAÍDA.- Más que resignados lucen los productores de Sinaloa ante lo que se perfila de nuevo como un presupuesto que no atiende las necesidades de la agricultura comercial.

Otros años, en estas fechas, ya estaban en pie de guerra plantados en el Congreso de la Unión o presionando en carreteras o casetas empujando cambios significativos en el presupuesto lo que no está ocurriendo este 2021.

De hecho el presupuesto para el 2022 ya se aprobó en lo general y hasta donde sabemos castiga de nuevo las principales actividades productivas de Sinaloa.

Pese a ello parece que los agricultores no quieren o no pueden dar la batalla por lo que, junto con toda la economía del estado, tendrán que sufrir las consecuencias el año entrante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: