Abuelito y bebé mueren en carretera de Aguililla; narcobloqueos les impidieron llegar al hospital

Ciudad de México.- Un anciano y un bebé necesitaban ser trasladados de emergencia a un hospital pero murieron al no poder llegar por las narcozanjas la carretera Aguililla-Apatzingán. Son cada vez más las víctimas colaterales por la guerra de cárteles en Michoacán.

El fin de semana, elementos de la secretaría de seguridad pública volvieron a desbloquear un tramo de la carretera Apatzingán-Aguililla, mientras que por la violencia en esta zona,  más de 50 personas han solicitado al párroco cartas para escapar y pedir asilo en EEUU.

El fin de semana, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública volvieron a desbloquear un tramo de la carretera Apatzingán-Aguililla, luego de que integrantes de grupos criminales colocaran piedras para impedir el libre tránsito para los habitantes es un asunto literal de vida o muerte.

“Ya volvieron a bloquear la carretera Aguililla-Apatzingán a la altura de ‘El Aguaje’, otra vez ya no pueden pasar las personas, también había balaceras muy temprano en los alrededores de Aguililla”, señaló José Luis Segura, sacerdote de la Diócesis de Apatzingán, Michoacán.

No transcurrieron ni 12 horas de la salida del representante del papa en México, el nuncio apostólico Franco Coppola, de la zona de Aguililla, cuando los grupos criminales volvieron a trozar la carretera.

“Es una burla no duró ni 24 horas, no duró la carretera libre ni 24 horas, la bloquean, las desbloquean ellos, y la vuelven a bloquear”, señaló Daniela Carbajal Contreras, habitante de Aguililla, Michoacán.

La familia de Daniela Carbajal Contreras es una de las cientos de afectadas por los narcobloqueos en la carretera Aguililla-Apatzingán, una vía disputada por el Cártel Jalisco Nueva Generación y Cárteles Unidos. El pasado 24 de diciembre, a su abuelo Eliezer Contreras se le reventó una úlcera y tenía que ser trasladado de emergencia al hospital general de Apatzingán.

“Tenían que hacerle transfusión de sangre, desgraciadamente ese día la carretera desde temprano estaba bloqueada y no pudimos sacarlo y se nos murió. Si la carretera no hubiera estado bloqueada mi abuelito estaría aquí con nosotras y no se vale porque mi abuelito era una persona muy fuerte”, señaló.

Daniela y su familia trabajan en una taquería ubicada a un costado de la Plaza Central de Aguililla el pasado 13 de abril, el gobernador Silvano Aureoles pasó frente a su negocio. Narra que en cuanto lo vieron, salieron de su local para exigirle libre tránsito.

“Una de mis hermanas fue la que llevó la fotografía de mi abuelo, y le dijo que se lo llevaba en fotografía porque no se lo podía llevar en persona, y le dijo que mi abuelito había fallecido a causa de los bloqueos de la carretera y que no lo habíamos podido sacar, se burló, se dio la media vuelta y se fue”, concluyó.

Eliezer no ha sido la única víctima colateral de los bloqueos.

“Como el caso de una familia, que un bebé tenía que ser trasladado, nació y tenía que tener atención natal urgente y por estar esperando para que se abriera el paso se retrasó su llegada a Apatzingán y murió en el camino”, narró Gilberto Vergara, párroco de Aguililla, Michoacán.

Abuelito y bebé mueren en carretera de Aguililla, narcobloqueos les impidieron llegar al hospital

Los habitantes de Aguililla temen que tras la visita del nuncio apostólico a su municipio, los bloqueos se prolonguen cada vez más e incremente el número de víctimas por quedar incomunicados.

“Son pérdidas que no tendrían porqué suceder”, insistió Daniela.

Cada vez más personas quieren huir de la Tierra Caliente en Michoacán. El padre Gilberto Vergara, párroco de Aguililla, asegura que en los últimos 3 días más de 50 personas le han solicitado cartas para pedir asilo en Estados Unidos. En el 2019 y 2020 le pidieron en promedio 70 al año.

Con información de Noticieros Televisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: