Alrededor de ocho ciclones de consideración se esperan para esta temporada en el norte de Sinaloa

Los Mochis, Sin.- Un aproximado de ocho ciclones de consideración, esto es, entre las categorías 3 y 5, se esperan para esta temporada en la zona norte de Sinaloa según lo que manifestó el delegado del Instituto Estatal de Protección Civil en la región, Omar Mendoza Silva.

El funcionario puntualizó que, históricamente, los municipios norteños más propensos a inundaciones son Ahome y Guasave, sin embargo, reconoció que las nuevas administraciones han hecho un importante esfuerzo por mejorar la infraestructura de drenajes y con ello se espera contrarrestar de manera más efectiva los estragos de lluvias fuertes.

“El principal riesgo que tenemos pues viene siendo el municipio de Ahome, el municipio de Guasave, que son los lugares donde se genera más problema de inundación. En Guasave pues es poco, es prácticamente la parte del centro, y en el municipio de Ahome te puedo comentar que este nuevo gobierno tiene ya trabajando desde antes de tomar el cargo pues la parte de desazolve”.

No obstante los esfuerzos gubernamentales, el titular de Protección Civil en la zona norte advirtió que ninguna infraestructura puede contener a la madre naturaleza cuando esta desata su furia, como lo ha hecho a través de tormentas y huracanes en los años recientes.

“Por más que se tenga un sistema pluvial en buenas condiciones, pues ya estaremos a expensas de la naturaleza. Como ejemplo te puedo poner que se han hecho algunas obras en años anteriores, y te pongo el ejemplo del 19-E que fue una tormenta tropical que nos dejó casi 400 milímetros, entonces no va a haber sistemas colectores que aguanten. Esto ya es jugar básicamente con la naturaleza, sin embargo, las acciones de preparación y prevención se están realizando”.

Omar Mendoza Silva recomendó a la población tomar algunas precauciones en esta temporada de ciclones que inició el pasado 15 de mayo y concluirá hasta el 30 de noviembre, como son el elaborar un plan de emergencia familiar con base en el entorno del lugar de residencia, identificar riesgos dentro y fuera de casa, armar una logística de escape, ubicar los albergues más cercanos, y, de ser posible, invertir en la contratación de un seguro contra fenómenos perturbadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: