América y Chivas empatan sin goles en el Clásico Nacional

Ciudad de México.- Clásico Nacional le faltó el grito de gol, hubo pasión en las tribunas y algunas ocasiones en el campo de juego, pero ni América ni Chivas tuvieron contundencia. Un 0-0 que le deja un buen sabor al Rebaño Sagrado que le vino a competir a unas Águilas que no tuvieron la determinación que les demandaba su posición en la tabla.

No hubo goles. Una decepción para el americanismo, porque se ha jactado de ser el líder en las últimas semanas y porque presumía su mejor estado de forma y fue incapaz de vencer a un equipo que estrenó técnico y que un buen lapso dejó una buena imagen.

América tuvo un buen inicio, se vio con mejores intenciones en los primeros minutos, pero fue solo lo que tardó Chivas en asentarse en el campo, porque el Rebaño Sagrado fue el que tuvo las ocasiones más claras.

Las Águilas no fueron un equipo apabullante como lo esperaban sus seguidores por llegar como líderes del torneo, tuvieron una primera llegada en un cabezazo de Roger que tapó la defensa, pero Chivas no se estresó, el equipo de Michel Leaño tardó unos minutos en tomarle el pulso al juego.

Y cuando el Rebaño le midió la temperatura al juego empezó a encontrar con más peligro el arco de Guillermo Ochoa.

Primero un tiro de Alexis Vega y después el mismo delantero se perdió una clara. América perdió el balón en la salida, tras una buena pared Angulo habilitó a Vega y éste la echó por encima del larguero.

Aunque Chivas perdió a Brizuela por lesión, la cuadratura del conjunto rojiblanco no se perdió.

América no lograba encontrarse, ni Roger ni Lainez lograban pesar por las bandas, era el colombiano el que buscaba ser más insistente, mientras Mauro regaló una pelota que le permitió a Chivas montar una contra que no acabó por una barrida milagrosa de Chava Reyes.

Esa distancia en la tabla de la que se jactaba el americanismo no se veía en el campo, porque Chivas mostraba buen cuerpo, buenas maneras y le había metido un par de sustos a las Águilas que solo respondieron con un tiro de Reyes que tapó Gudiño.

Y la polémica no faltó, porque hubo un par de ocasiones que levantó las quejas de jugadores del América; primero, una entrada de Cristian Calderón sobre Jorge Sánchez que no ameritó ni amarilla. Y sobre el final del primer tiempo cuando Ponce le puso la mano en el rostro a Henry.

No había goles, pero era un Clásico competido, con unas Chivas dejando una grata imagen y un América muy titubeante.

En el complemento, América tomaba la pelota, pero no trascendía con ella, Chivas aguantaba con un buen bloque defensivo y replegaba con mucho sentido al frente. Solari retiró a Roger, el colombiano fue más protagonista en la sala de prensa que en el campo, donde tuvo una noche bastante gris. Su lugar lo tomó Córdova para tratar de ser el revulsivo americanista.

La más clara para América llegó al 62’, cuando Jorge Sánchez colgó un centro desde la derecha, en el área cabeceó picado Henry, pero Gudiño le metió las manos a la pelota. Y en otra jugada que progresó por la izquierda, un centro de Reyes le quedó un poco largo en el control al mismo Henry. Chivas ya estaba replegado en campo propio y buscaba solo la contra.

Sin la presencia deseada en ataque, Solari mandó a Viñas por Henry, el problema para América es que no lograban armar una buena jugada que llevara la pelota a una zona en la que pudieran hacerle daño a Gudiño.

A Chivas el empate le dejaba un buen sabor de boca, por ello se encerró en su campo en la recta final y las Águilas no tuvieron la lucidez ni la creación para causarle daño. Y en la pelota parada tampoco, porque un cabezazo de Bruno fue bien repelido por Gudiño.

Y al final, más a trompicones que con buen futbol, América no pudo doblegar el orden de Chivas.

Con información de Milenio Deportes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: