“Anaya, Salinas, Diego, Zedillo, PRI-PAN… lo mismo”: AMLO

Ciudad de México.- El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se refirió nuevamente a Ricardo Anaya, excandidato presidencial panista, y dijo que este personaje tiene que ver mucho con la corrupción que imperó durante el periodo neoliberal.

Anaya es alumno de quienes empezaron con Carlos Salinas de Gortari con toda la política del pillaje, quién es el maestro de Anaya, preguntó López Obrador, y respondió: esto para los jóvenes, pues uno de ellos es Diego Fernández de Cevallos, de Querétaro.

Con Diego –Fernández—se entiende Salinas, y es cuando empiezan las privatizaciones, empiezan a entregar todos los bienes de la nación a particulares, a sus allegados. Y el opositor entonces era el PAN, pues se entendieron, y uno de los dirigentes principales era Diego Fernández de Cevallos, y cuando se hace el fraude en 1988, Fernández de Cevallos era Diputado y sube a tribuna para exigir que se quemara las boletas electorales para que no hubiera investigación.

Viene una relación muy estrecha, ya no hay diferencias entre el PRI y el PAN, es el PRIAN. Y luego terminando Salinas viene el asesinato de Luis Donaldo Colosio, en campaña, y cambian de personaje y postulan a Ernesto Zedillo en 1994. Y el PAN designa a Diego Fernández de Cevallos.

Por el lado de la izquierda, después del fraude del 88, va el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas como candidato. Hay un debate en la campaña, como Diego es parlamentario, leguleyo, gana ese debate, apantalla, y se va a las nubes su popularidad. Diego se posiciona después del debate.

Entonces Diego Fernández desaparece, se esconde un mes. Y con el apoyo de muchos vuelve Zedillo a tomar fuerza y triunfa. Se da a conocer que Diego había recibido unos terrenos en Acapulco, llamados Punta Diamante, que se los había entregado el gobierno del PRI.

Y nuevamente llamó a Diego Fernández a informar sobre todo esto. Entonces gana Zedillo, llega a la Presidencia, y le entrega al PAN la Procuraduría General de la República a Antonio Lozano, amigo de Diego Fernández, y ahí se mantenía Diego.

Toda esa historia de contubernios, complicidades, fue lo que caracterizó la relación de los últimos tiempos entre el PRI y el PAN, y esto de ahora es lo mismo. A Diego le decían la ardilla porque vivía en Los Pinos.

Pues entonces en la historia vienen las ayudas y acusaciones de recepción de dinero entre los protagonistas. Y el gobierno de Peña Nieto pone la denuncia, y ahora que lo citan a declarar –a Anaya—se le hace fácil al señor decir que “me está persiguiendo el Presidente”.

No tengo nada que ver con la denuncia del señor, no hay persecución en este gobierno. Pero también se tiene que aclarar todo esto. Lo más importante de la transformación es el cambio de mentalidad, y lograr la no repetición, nunca más. Todas estas historias que avergüenzan, legisladores recibiendo dinero para votar y entregar el petróleo de los mexicanos a particulares.

Netfix no se interesa por estos temas, pero son guiones únicos para series.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: