Autodefensa planea expulsar al narco de Pantelhó

“Entramos porque no queremos más muertes”, dijo el grupo denominado Autodefensa para la vida de Pantelhó ‘El machete” al adjudicarse la irrupción del pasado 7 julio que cumple con el objetivo de “expulsar” a sicarios y narcotraficantes que, durante generaciones, han provocado despojo y más de 200 muertes de indígenas tzotziles y tzeltales del municipio.

Un video que circula en redes sociales muestra a cuatro hombres armados escoltando a uno más que da lectura al comunicado que explica la creación del grupo armado a partir del hartazgo por los asesinatos y despojos que acontecen ante el conocimiento de las autoridades.

“Al principio denunciamos, pero el Ministerio Público nunca tomó en cuenta nuestras denuncias y algunos de nuestros compañeros fueron asesinados por denunciar la violencia que estamos viviendo”.

El contexto del municipio cambió en el 2002, al parecer, con la llegada al poder de Austroberto Herrera Abarca, recordaron: “le abrió las puertas al crimen organizado a los narcotraficantes y así comenzó a matar a los que se oponen con sus actividades”.

También mencionaron el vínculo cercano entre Herrera Abarca y el presidente municipal electo, Raquel Trujillo Morales; y como consecuencia, consideran que su mandato atraerá más violencia al municipio.

Aunque en el 2019 fue detenido el Austroberto, aseguraron que la violencia no se detuvo, pues el lugar está presuntamente controlado por sus familiares, Daily de los Santos Herrera Gutiérrez y Rubén Herrera Gutiérrez.

“Nosotros no matamos gente civil, el objetivo es acabar con los sicarios; nuestra paciencia se acabó”. No confían ni en el gobierno estatal ni federal, “ante tanta Sangre derramada tomamos el rumbo de nuestra historia”.

Una vez que Pantelhó esté libre libre del crimen organizado y de toda violencia, se van a retirar no sin antes, lograr que los pobladores elijan a sus autoridades por “usos y costumbres” y no por partidos políticos.

Para llevar a cabo su cometido, solicitaron al gobierno no enviar a la Guardia Nacional, Ejército o policías, “porque ya no es tiempo”. En ese tenor, desmintieron que la situación derive de problemas políticos, como se ha difundido en algunos medios de comunicación.

Desplazadas claman ayuda

La Diócesis de San Cristóbal de Las Casas consideró al menos a 2 mil personas que fueron desplazadas forzadamente de sus comunidades. Un grupo de mujeres, entre ellas varias embarazadas, que se encuentran refugiadas en Acteal, solicitaron ayuda urgente.

Según el Comité Estatal de Emergencias entregará de ayuda humanitaria en los dos refugios temporales ubicados en San Cristóbal de Las Casas y un tercero, en la cabecera municipal de Chenalhó.

La autoridad dijo que los indígenas de los refugios son originarios de Acteal Alto, Jobalton, La Esperanza y Quextik del municipio de Chenalhó.

En este contexto, el padre de Simojovel e integrante de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, Marcelo Pérez Pérez, informó que el viernes, explotó uno de los artefactos que encontraron en un domicilio de Pantelhó donde se alojaban los asesinos de Simón Pedro Pérez, ex presidente de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

La detonación destruyó la vivienda y afectó a otras que, previamente fueron deshabitadas, por lo que no hubo personas heridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: