Caro Quintero lidera su cártel, denuncia el FBI; EU ofrece 20 mdd de recompensa

Ciudad de México.- El narcotraficante Rafael Caro Quintero, liberado en 2013 por un polémico fallo judicial, ahora es jefe de su propio cártel. De acuerdo con la Oficina de Investigaciones Federales (FBI, por sus siglas en inglés), ocupa una posición de liderazgo activo en el cártel de Sinaloa.

“Dirige las actividades de este cártel y de la organización de narcotráfico Caro Quintero en Badiraguato, Sinaloa”, indica.

El capo encabeza las listas de los criminales más buscados por la DEA y el FBI, por su responsabilidad en el secuestro y asesinato del agente antidrogas estadunidense Enrique Kiki Camarena, ocurrido en 1985, en Guadalajara. Ofrecen 20 millones de dólares por información que lleve a su captura.

En agosto de 2013 un tribunal le revocó la sentencia de 40 años que purgaba en el Penal de Puente Grande por el asesinato de Camarena y de un piloto del gobierno, con el argumento de que su caso era de competencia local, no federal. Meses después, la Suprema Corte anuló dicho fallo, por lo que desde entonces Caro Quintero es considerado un prófugo.

Está constantemente “armado y peligroso”, señalan las agencias sobre el capo que permanece a la cabeza de la lista de “los más buscados” tanto por la DEA como por el FBI, considerado todavía sospechoso del asesinato del agente antidrogas estadunidense Kiki Camarena Salazar en 1985, pero ahora también como jefe de un cártel que lleva su nombre.

De acuerdo con el FBI, Caro Quintero presuntamente ocupa en México una posición de liderazgo clave activo no sólo en el cártel de Sinaloa, sino en el suyo propio llamado Organización de Narcotráfico Caro Quintero dentro de la región de Badiraguato, Sinaloa, de donde es originario.

Por esas razones, en la lista de los 10 más buscados, Caro Quintero sigue a la cabeza, aún cuando el gobierno de Estados Unidos acaba de triplicar la recompensa por datos que lleven a la captura de Ismael El Mayo Zambada, y a Nemesio El Mencho Oseguera Cervantes se le busque como el mayor traficantes de fentanilo y opioides.

Hay otras definiciones como el “cártel de Sonora, también conocido como cártel Caro Quintero que sería parte del cártel de Sinaloa”.

Rafael Rafael Caro estuvo 27 años en prisión, ganó varios juicios y cumplió su sentencia por narcotráfico. Fue liberado el 9 de agosto de 2013. Además, ganó un amparo.

Sobre ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que el recurso legal que llevó a la excarcelación estaba “justificado” porque supuestamente no se había dictado ninguna sentencia contra el capo, luego de 27 años tras las rejas.

El mandatario también mencionó una orden de reaprehensión posterior como ejemplo de la presión que ejerció Estados Unidos.

¿Qué hacía el Poder Judicial? ¿Cómo va a estar detenida una persona sin sentencia? ¿Era prisión preventiva? ¿No había elementos?”, expresó.

Una vez que sale, a buscarlo de nuevo porque viene la exigencia de Estados Unidos de que no se debió liberar, pero legalmente procedió el amparo”, señaló López Obrador.

Por otra parte, hace una semana Estados Unidos triplicó la recompensa por El Mayo Zambada, líder del cártel de Sinaloa.

En un comunicado, el Departamento de Estado informó que aumentó de 5 millones de dólares a 15 millones la recompensa ofrecida por información sobre la ubicación de El Mayo.

Zambada García es socio comercial desde hace mucho tiempo del líder del cártel de Sinaloa convicto Joaquín Guzmán-Loera, también conocido como El Chapo y está acusado en varias acusaciones en Estados Unidos junto con El Chapo y sus hijos”, según el comunicado.

El Departamento de Estado de Estados Unidos agregó que “el aumento es acorde con su posición de liderazgo en el Cártel de Sinaloa” e informó que la recompensa que era de cinco millones de dólares, se había actualizado a 15 millones de dólares y que era ofrecida bajo el Programa de Recompensas por Narcóticos (NRP).

Los cargos contra Caro Quintero

  1. Caro Quintero mandó secuestrar a quien descubrió un cargamento de droga, el agente de la Administración de Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) Enrique Camarena Salazar, así como al piloto mexicano Alfredo Zavala Avelar.
  2. Ambos fueron asesinados. La muerte del agente estadunidense, en 1985, trajo una de las crisis más profundas en la relación entre México y EU.

 

Con información de Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: