Caso Químico Benítez: “imperó la presunción de inocencia”, aclara el gobernador Rocha Moya

Jorge Luis Telles Salazar

En el sonado caso de Luis Guillermo Benítez, el gobernador Rubén Rocha Moya ha privilegiado la presunción de inocencia, sin descartar la posibilidad de una nueva decisión en el caso de que al controvertido “Químico” la Fiscalía le pruebe culpabilidad en el caso de los delitos que se le imputan.

-Mientras esto no suceda, para mí no ha cometido ilícito alguno y es por eso que, bajo mi responsabilidad, está en mi gabinete – agregó en una de las partes más álgidas de su conferencia Semanera de este lunes en uno de los salones del Palacio de Gobierno.

En este orden inicial de apreciaciones, Rocha Moya rechazó versiones en el sentido de un deterioro de su autoridad; hizo alusión a quienes comienzan a desparramar rumores sobre una abierta injerencia del secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, y puntualizo que el presidente López Obrador tiene muchas cosas que atender como para entrometerse en asuntos propios de nuestro Estado.

Y en efecto, con respecto al caso del Químico Benítez, la víspera AMLO también había sido concluyente:

-Esos son asuntos que competen a los sinaloenses.

¿Por qué, entonces, el rescate político del Químico Benítez?

Ya Rocha lo había dicho: “para garantizar la gobernabilidad de un municipio inquieto políticamente”; porque mientras no se le demuestre lo contrario es inocente de las acusaciones en su contra y además porque “se trata de uno de los cuadros más leales a Morena y que se la ha rifado a brazo partido con el presidente López Obrador”.

Insistió el gobernador que Benítez es un buen elemento, de probada capacidad; pero es el caso típico, abundó “de quienes se marean con el poder y comienzan con los bandazos que culminan en situaciones como estas”.

En suma: si el Químico está en el gabinete es porque, a su juicio, merece la oportunidad –“sin que el presidente me lo haya solicitado” – porque no se le ha comprobado, hasta ahora, delito alguno y porque es un morenista probado. Todo esto, sin embargo, no lo eximirá de una destitución en caso de resultar culpable del proceso en su contra.

Lo importante es que Rubén Rocha parece convencido de la decisión tomada en su momento, como también se advierte determinado a corregir el rumbo, en función de cómo vengan las cosas en el curso de los próximos meses.

Salvo mejor opinión, amigo lector.

Por cierto. En el caso del otro presidente municipal defenestrado, el de Culiacán, Jesús Estrada Benítez logró -ahora sí – superar la valla de protección en torno a López Obrador; lo saludó y hasta intercambió breves palabras con el mandatario. Ocurrió en la ciudad de Guamúchil, antes de la reunión de trabajo en el hospital del IMSS, en la que Estrada obviamente no estaba invitado.

-Solo le pedí que me ayude a que no se me inventen cosas; que se obre con justicia – dijo Estrada que le dijo al presidente.

En realidad ahora le fue mejor que en sus últimos intentos.

Meses atrás, cuando se discutía su suerte en el Congreso del Estado, López Obrador no solo no lo atendió sino hasta se le prohibió el acceso a los eventos encabezados aquí por el presidente y el gobernador Rocha.

-Ahí arréglate con Rubén – le recomendó.

Hay que puntualizar que Jesús Estrada Ferreiro ya fue desaforado y que no existen posibilidades de un eventual regreso a la presidencia municipal de Culiacán; pero recordemos que el proceso sigue adelante y que persiste el riesgo de una condena de tipo penal.

¿Será capaz de entenderse de nuevo con el gobernador? Ya lo sabremos.

A propósito. Rubén Rocha Moya cumplió ya un año como gobernador de Sinaloa y en su conferencia Semanera hizo un recuento de algunos de sus logros, lo cual han significado las bases para mantener un Estado tranquilo, concentrado en su vocación productivo y apegado a la filosofía de López Obrador en lo que al privilegio de programas sociales corresponde, más allá de las obras suntuarias, superfluas y de relumbrón:

-La creación de las secretarías de la Mujer y Bienestar y Desarrollo Social.

-Ejercicio de un gobierno austero, honesto y transparente, tras la eliminación de los famosos “moches”, práctica común en los gobiernos del pasado.

– Apertura plena al ejercicio de la información, sin omitir ninguno de los temas de gobierno.

-Atención a trabajadores de la salud, un importante porcentaje de los cuales han sido basificados, con todas las prestaciones que por ley les corresponden.

-Cobertura prácticamente total de la vacunación anti-covid, gracias a lo cual la pandemia registra los niveles más bajos a partir de la fecha de su aparición; rehabilitación de escuelas para la regularización de los ciclos perdidos y realización de obras con auténtico sentido social.

Todo esto quedará incluido, desde luego, en el documento que, a manera de informe, Rocha Moya entregará el 15 de este mes de noviembre al Poder Legislativo y que marcará la pauta para una serie de encuentros entre Ejecutivo y Legislativo, proyectados para enero, en función de las reformas que ya se anticipan a la Ley Orgánica del Congreso del Estado. ¿Qué os parece?

Y bien. Para cerrar he aquí algunas cosas que también salieron a flote en la Semanera de ayer:

-El presidente de la República volverá a Sinaloa durante la primera quincena de enero próximo, ahora si para supervisar obras que se inaugurarán en el curso de 2023: presas, caminos, carreteras y algunos proyectos en marcha.

-El 19 de noviembre, el presidente López Obrador inaugurará un nuevo centro de hemodiálisis en la ciudad de Toluca, Estado de México, propiedad del empresario sinaloense Jesús Vizcarra Calderón. Según la versión del gobernador Rocha -que también estará por allá – fue una petición directa de AMLO a Vizcarra. No lo dudamos, por supuesto.

-El próximo domingo, Claudia Sheinbaum, una de las corcholatas de AMLO se dejará ver por Sinaloa en una evidente gira de proselitismo político, bajo el disfraz de una conferencia magistral en la Universidad Autónoma de Sinaloa. Rocha Moya no asistirá al acto en la UAS; pero si la invitará a desayunar, dijo, a un sitio público, aquí en Culiacán.

-El conocido empresario mazatleco Pitty Velarde, socio de una de las cadenas restauranteras más exitosas del Estado, será invitado a ocupar una subsecretaría de Turismo, a un lado del Químico Benítez, posiblemente la que estaba en manos de Fernando Pucheta. Del mismo modo, la especialista en el tema, Yamel Rubio, ocupará una subsecretaría del Medio Ambiente.

-Gran cierre de año en Mazatlán. Ya está lista una inversión del orden de los 224 millones de pesos, que se canalizarán no a la zona dorada, como antaño, sino ahora a los puntos más marginados del puerto. Dentro del proyecto: espacios comunitarios, áreas verdes, juegos recreativos e instalaciones deportivas. El recurso ya está aquí. Listo para su uso.

Le va bien a Mazatlán, desde luego. No por nada es la capital del turismo sinaloense. En hora buena.

Mesa de análisis del programa Altavoz, de lunes a viernes, de 8: 30 a 9: 00 horas, a través de la Bella (104. 9 de FM) aquí en Culiacán y de todas las estaciones del grupo Chávez en Sinaloa. Conduce Pablo César Espinoza, con la participación de Altagracia González, Francisco Chiquete y quien esto escribe. Cordialmente invitados. Cuídense mucho y Dios los bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: