Cientos de curiosos alcanzan la zona de una erupción volcánica en Islandia

Islandia.- Grupos de curiosos se dirigían este jueves al sitio donde un volcán hizo erupción cerca de la capital de Islandia, Reykjavik, para ver de cerca la lava burbujeante un día después de esta brotara de una fisura en un valle deshabitado.

La erupción se produjo a unos 40 kilómetros de Reykjavik, cerca del sitio del volcán Monte Fagradalsfjall, en el suroeste de Islandia, que arrojó magma durante seis meses entre marzo y septiembre de 2021.

Si bien la erupción del año pasado fue fácilmente accesible a pie y atrajo a más de 435.000 turistas, la nueva erupción es más difícil de acceder y requiere una extenuante caminata montañosa de 90 minutos desde el estacionamiento más cercano.

Turismo volcánico

A pesar de esto, más de 1.830 personas visitaron el sitio el primer día de la erupción, según la Oficina de Turismo de Islandia, y se vio a más visitantes caminando hacia el lugar el jueves temprano.

Se estima que la fisura tiene unos 360 metros de largo, dijo el jueves la Oficina Meteorológica de Islandia, con fuentes de lava de entre 10 y 15 metros de altura.

El flujo de lava promedio en las primeras horas se estimó en 32 metros cúbicos por segundo, según mediciones realizadas  horas después de que comenzara la erupción.

Eso es unas cuatro o cinco veces más que al comienzo de la erupción del año pasado.

“La erupción actual es, por lo tanto, mucho más poderosa”, escribió el Instituto en una publicación de Facebook.

Emisiones tóxicas podrían ser fatales

La lava cubrió un área de unos 74.000 metros cuadrados, dijo. En comparación, la erupción de seis meses del año pasado vio 150 millones de metros cúbicos de lava derramados en 4,85 kilómetros cuadrados.

Inicialmente, los funcionarios habían instado a las personas a que se abstuvieran de visitar el sitio hasta que se realizara una evaluación del peligro.

Pero el jueves, el Departamento de Protección Civil y Manejo de Emergencias solo dijo que los niños pequeños no deberían caminar hasta el lugar de la erupción.

Los gases de una erupción volcánica, especialmente el dióxido de azufre, pueden elevarse en las inmediaciones, pueden representar un peligro para la salud e incluso ser fatales.

La contaminación por gases también puede ser transportada por el viento.

El monte Fagradalsfjall pertenece al sistema volcánico Krysuvik en la península de Reykjanes, en el suroeste de Islandia.

Conocida como la tierra del fuego y el hielo, Islandia cuenta con 32 sistemas volcánicos actualmente considerados activos, el número más alto de Europa. El país ha tenido una erupción cada cinco años en promedio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: