Consulta sobre la planta del amoniaco y del dinero…

DOMINGRILLA
Consulta sobre la planta del amoniaco y del dinero

¿Por qué la ganó el Químico?
Se fue don Raúl Ledón Márquez
FRANCISCO CHIQUETE
En el norte del estado se realiza hoy una encuesta para determinar si se instala o no la planta productora de amoniaco, una importante inversión que ha sido controversial desde su anuncio, pues impacta sobre una zona protegida, lo que ha provocado movilizaciones políticas de diversa índole.
Es fácil prever cuál será el resultado. El gobierno federal y el del estado se han pronunciado abiertamente por la planta, acuciados por la necesidad de generar alicientes a los productores agrícolas, que tras perder los apoyos oficiales a su actividad, han enfrentado una vertiginosa alza de los precios de sus insumos.
La consulta se realiza en los municipios del norte de la entidad, cuyas poblaciones y costas podrían verse afectados por la contaminación que se teme, podrían generar las nuevas instalaciones.
A diferencia de otras consultas de ese tipo, la Secretaría de Gobernación ha procurado darle visos de formalidad a la participación ciudadana en este tema.
Hay que recordar: el proyecto de la planta nació en tiempos del gobierno de Mario López Valdez. Con la fama pública que tenía el régimen, fue fácil sembrar la idea de que se había movido mucho dinero para la aceptación, que luego se tradujo en un entusiasmo sin límites para impulsar su desarrollo. Y de ese gobierno, tengamos presente, el actual alcalde de Ahome, Gerardo Vargas Landeros, es alcalde en el municipio de Ahome, donde se asienta la mayor cantidad de posibles votantes.
Esta polémica ha sido muy curiosa, pues primero la encendieron los activistas de izquierda que apoyaron los reclamos de grupos ecologistas y sobre todo, de comunidades indígenas que se sienten amenazadas por los riesgos de la contaminación. Ocurrió sin embargo, que en el trayecto, muchos de esos activistas pasaron del PRD a Morena y de Morena al gobierno, y su posición ha variado de manera importante, pues si de arriba hay simpatía por el proyecto del amoniaco, abajo no pueden o no quieren mantenerse en la resistencia.
Además la planta ha gastado cuantiosos recursos en una intensa campaña de imagen, que ha sido muy eficaz para sembrar en la gente la idea de que no sólo no hay riesgo de contaminación, sino que ls cosas van a mejorar en ese y muchos otros renglones.
Al margen de los sospechosismos, es fácil entender que muchos de los ciudadanos ahomenses y de sus alrededores, se verán tentados a votar por el sí, atraídos por la posibilidad de que haya muchas oportunidades de empleo y de desarrollo, dejando abandonados a los grupos indígenas y campesinos que insisten en su negativa.
Al margen de los impactos y las motivaciones, uno se pregunta por qué la seguridad de la salud, el entorno ecológico y la seguridad de una región importante, deben determinarse por una consulta pública, cuando se trata de asuntos que pueden y deben decidirse bajo especificaciones técnicas muy precisas.
En síntesis, si existen los elementos que garanticen una operatividad adecuada de las instalaciones, basta con que se entreguen los permisos correspondientes. Si no se garantiza nada de eso, simplemente no se entregan las autorizaciones. Para eso sirve el conocimiento de la tecnología, de la naturaleza y de la seguridad.
Ya vivimos la equivocación del aeropuerto internacional de la ciudad de México, cuyas obras se cancelaron por una reacción ideológica, cuyos sustentadores no tenían idea de las ventajas o las desventajas del proyecto. Vamos a pagar por muchos años los costos de esa decisión, no sólo por las pregonadas insuficiencias del aeropuerto sustituto, sino por lo que costó y seguirá costando echar a la basura las obras ya realizadas y pagar a los inversionistas nacionales y extranjeros que le habían metido dinero.
Si el proyecto gana la consulta, más vale que no pase nada de lo que están temiendo los impugnadores, porque ni siquiera la participación ciudadana servirá para lavarse las manos. El gobierno se ha empeñado mucho en el triunfo del sí, aunque luego se santigüen con el tema de la democracia participativa.
YA NO RENUNCIÓ
La semana pasada el rumor más fuerte en el mundillo político de Sinaloa era la posible renuncia de Héctor Melesio Cuen Ojeda, secretario de Salud, quien pasó de cogobernar al estado, a ser subordinado con quien el gobernador no tendría por qué discutir la política, según sus propias palabras.
Lo de la renuncia no fue uno de esos rumores gratuitos o especulativos de la grilla. Fue una versión alimentada por el propio Cuén, que de esa manera litigaba en medios por la composición del equipo que debe acompañarlo en la secretaría. Han sido unas vencidas con el propio gobernador, que no lo ha dejado nombrar a los subsecretarios y directores que el presidente del PAS tiene en mente, porque evidentemente Rubén Rocha Moya tiene otros datos es decir, otros candidatos.
Esta puja tempranera fue por cierto, un elemento que influyó en la decisión del gobernador para solucionar el problema de Mazatlán, dando el triunfo al Químico Benítez, cundo éste parecía condenado irremisiblemente al fracaso a causa de su tozudez.

Las presiones de Cuén fueron respondidas con una operación relampagueante que obligó a los regidores disidentes a cambiar de bando (con la excepción de Jesús Osuna Lamarque, quien ya había llegado a su arreglo particular con el alcalde). Desde muy temprano Rocha le quitó al PAS hasta el derecho al pataleo. Nos retiramos de nuestra postura para beneficio del pueblo de Mazatlán, dijo Antonio Corrales Burgueño. Se retiraron porque quedaron en minoría, atajó Rocha sin piedad y sin miramientos.
Poco después el Químico Benítez alcanzaba su tropezado proyecto de nombrar a sus incondicionales como secretario del ayuntamiento, tesorero municipal y como oficial mayor, contando con catorce votos a favor, es decir, unánimemente, con todo y los cinco pasistas que recibieron la indicación de allanarse.
Si Cuén se hubiese animado, los cinco votos le habrían alcanzado para impedir los nombramientos, pues la ley indica que para aprobar la mayoría calificada se requiere de dos terceras partes de los regidores, y a los nueve del Químico les falta un tercio, es decir, un voto más. Pero el golpe fue definitivo y prefirieron no alegarle.
Aunque hubo expectación a lo largo de la semana, finalmente parece que ya no se dio la renuncia de Cuén. Aunque el golpe, la exhibida y la desilusión han sido muy fuertes, el proyecto de la candidatura al Senado con la firma de Morena en el 2024 es mucho más atractivo que la recuperación del honor perdido.
SE LA CREYÓ
Dicen los cercanos al alcalde que desde que se realizó la sesión de cabildos, camina sobre la punta de sus dedos gordos, como Pedro Picapiedra cuando hacía su famoso tiro de bolos, con que hasta levitaba.
La cosa es que no da el menor crédito a las decisiones del gobernador, sino que atribuye a sus contactos en la Ciudad de México el haber logrado la victoria que le fue tan esquiva. Yo siempre supe que la iba a ganar, sostiene.
El que tarde o temprano habrá de pagar por esa certeza del Químico, es el propio gobernador Rocha Moya, quien debería ir pensando en cómo sobrellevar los dolores de cabeza que indudablemente le dará “su” alcalde mazatleco,
LOS MISTERIOS
DEL DOMICILIO
Luego de rendir protesta como secretario del ayuntamiento, Édgar Augusto González dijo que está en plenas condiciones para ejercer su puesto, entre otras cosas porque aún cuando nació en el municipio de Rosario, tiene treinta y dos años viviendo en Mazatlán.
Por mucho tiempo, efectivamente, se le vio por estos rumbos, ya como empleado del gobierno sinaloense, ya como parte de la estructura de la UAS, pero la cuenta de sus treinta y dos años de vecindad se interrumpe en 2007, cuando trató infructuosamente de ser candidato del PRI a la alcaldía de Rosario y luego en 2010, cuando fue candidato de la coalición opositora y ganó la elección. Es de imaginarse que esos tres años vivió en la cabecera municipal y no en Mazatlán, como debe haber vivido tiempo después, cuando fue candidato a diputado local y ganó la elección que le permitió estar en Culiacán durante los tres años de la anterior legislatura local.
A menos que tenga el don de la ubicuidad.
ADIÓS A DON RAÚL LEDÓN
Ayer recibimos la mala noticia del fallecimiento de don Raúl Ledón Márquez. Fue un magnífico ser humano, hombre que cultivaba la amistad con una gran capacidad de servicio a su comunidad.
Fue presidente municipal de 1978 a 1980, puesto al que llegó con muchas adversidades porque el dedazo no lo apuntaba a él, sino a Telésforo Michel Soto, el legendario Chito Michel, quien enfrentó una rebelión cívica, sobre todo de parte de la iniciativa privada, con Emilio Goicoechea y Humberto Rice a la cabeza. Ledón fue el emergente, pero llegó sin cuestionamientos, superando la sentencia de Michel, quien como candidato a diputado dijo: “Ledón hará la administración y yo haré la política”. En realidad don Raúl fue un político habilidoso, discreto, eficiente y honesto. Ya había tenido la oportunidad de ser tesorero municipal en el trienio 1971-1973, y llegó incluso a ser alcalde sustituto cuando Ricardo Urquijo Monterde solicitó licencia al cargo para irse de candidato a diputado local y por supuesto, ganó.
Dentro de las limitaciones con que entonces operaban los ayuntamientos, endeudados hasta la camisa, don Raúl supo poner orden y aún proyectar el desarrollo futuro de Mazatlán urbanizando áreas como la que hoy ocupa la Gran Plaza, que entonces era una enorme zona baldía y luego fue un polo de inversiones importantes.
Se rodeó de un equipo de funcionarios jóvenes, que alimentó a la clase política local por varios años y que eran conocidos como “los niños cantores del ayuntamiento”, porque casi todos tenían la gracia del canto (ninguno como Miguel Ángel García Granados, pero se defendían).
Aunque se alborotó en algunas aspiraciones posteriores y fue parte del ayuntamiento que cuatro trienios después encabezó Martín Gavica, dos Raúl Ledón no dio escándalos ni fue cuestionado en ningún sentido. Fue tan buen expresidente como había sido bueno en la alcaldía, cuyo paso, insistimos, no le dejó un solo señalamiento.
Enviamos un abrazo a la memoria de don Raúl, así como a su familia. Será el suyo un recuerdo amable y cálido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: