¡Crematorios están saturados! Familias esperan días para ser atendidas

En el panteón San Nicolás Tolentino en Iztapalapa, tan solo durante una hora entraron 12 carrozas fúnebres la mayoría con víctimas de covid.

En ese panteón los crematorios trabajan de 8 de la mañana a 5 de la tarde. La puerta de entrada es de un ajetreo constante, el tráfico no cesa y no hay tratos preferenciales.

Las carrozas hacen fila, las familias esperan horas y hasta días para poder tener en las manos la urna con los restos de sus familiares.

Esta realidad se reproduce en todos los crematorios de la ciudad hasta en los privados donde la fumarola de los hornos también es eterna.

En Xochimilco la estampa se repite, no hay horarios disponibles para las cremaciones, una espera de hasta dos días es a lo que se tienen que resignar las familias para que los cuerpos sean aceptados en el panteón de Jilotepec.

Y una veza dentro, una fila de 8 horas para que los cuerpos finalmente sean cremados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: