Deforestación, otra causa para que las sequías se agudicen

Ciudad de México.- Desde el 2021 a la fecha, la zona norte del país ha sido una de las más afectadas por el tema de sequía, la cual ha registrado categorías de moderada, pasando por severa y extrema hasta llegar a excepcional, este fenómeno se debe por varias situaciones, una de ella es la deforestación lo cual acentúa la situación, estimaron expertos.

Hasta el 2020, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) tenía registrado una alta incidencia de deforestación entre las fronteras de Sinaloa y Sonora así como la división entre Tamaulipas y Nuevo León. De igual manera se aprecia esta situación en San Luis Potosí y sus límites con el norte de Veracruz.

Los estados de la Península de Yucatán también registraron un alto nivel de deforestación, siendo Campeche la entidad en donde se encuentra el foco rojo de esta cuestión.

Otras regiones que presentaron incidencia de deforestación alta son la zona limítrofe sur entre Oaxaca y Veracruz; Guerreo y Tabasco.

De acuerdo con Ramón Eduardo Arteaga Tovar, integrante del área de Aprovechamientos Hidráulicos del Departamento de Irrigación de la Universidad Autónoma Chapingo el aspecto de la sequía en México se acentúa en diversas zonas del país cuando se ve alterado el manejo de los recursos naturales derivado de una desforestación.

“Cabe señalar que hemos salido al campo sobre todo en el sureste donde está el programa de Sembrando Vida, pero para acceder a esto hay que sembrar árboles y entonces se da un fenómeno de desforestación.

“Tumban los árboles que tienen más de 20 años para poner uno pequeño que va a tardar mucho tiempo en crecer, entonces ahí se altera toda esta cuestión y se ve modificado el aspecto de la naturaleza y el tema del ciclo hidrológico y ahí se acentúa el fenómeno de la sequía”, aseveró el experto de Chapingo.

Situación nacional

De acuerdo con el Programa Nacional Forestal 2020-2024, que se publicó en el Diario Oficial de la Federación a finales del 2020, la deforestación en el país va en aumento desde el 2005.

El promedio neto anual para el periodo del 2005 al 2010 fue 124,500 hectáreas, mientras que para el lapso de 2010-2015 fue de 122,500 se registró una leve disminución de 1.6 por ciento.

Mientras que del 2015 al 2020 la cifra subió a 127,800 hectáreas, dicho en otras palabras se registró un aumento de 4.3% en cotejo con el rango anterior.

“Los ecosistemas forestales son un bien público esencial para el desarrollo sostenible: proveen servicios ambientales vitales para los seres humanos, como son la regulación del ciclo hidrológico, la disponibilidad de agua, el control de la erosión y el secuestro de carbono (…) El 95% de la deforestación ocurre de manera ilegal, pues la Semarnat (Secretaría del Medio Ambiente) solamente autoriza el cambio de uso del suelo en un promedio 12 a 13,000 ha. al año, mientras que la deforestación bruta promedio anual es de 250-260,000 ha.(19) Los procesos dedeforestación de mayor impacto en términos de la extensión de superficie forestal perdida son aquellos que involucran actividades agropecuarias”, se lee en el DOF.

Y añade: “El reconocimiento y valoración de la relación entre los bosques y el agua debe propiciar políticas que contribuyan a una adecuada gestión de los territorios con cobertura forestal, impulsando las actividades de conservación, protección y restauración de los ecosistemas forestales, que garanticen y puedan ampliar al máximo los beneficios del suministro hídrico”, se lee en el documento.

Objetivos principales

El Programa Nacional Forestal tiene cinco puntos como los objetivos principales, el primero es promover el manejo forestal comunitario para el uso sostenible y diversificado de los recursos forestales.

Con el punto dos se buscan proteger los ecosistemas forestales de factores que deterioran la cobertura vegetal a través de una gestión territorial. El objetivo tres establece que se debe conservar y restaurar la capacidad de provisión de servicios ecosistémicos de áreas forestales estratégicas, mediante un enfoque incluyente y participativo.

Impulsar un nuevo modelo de gobernanza, pluralidad y participación social y ciudadana efectiva e incluyente, en el sector forestal” es lo que se estipuló como el cuarto objetivo.

Finalmente, se indicó que se promoverá una articulación institucional efectiva y mejorar el desarrollo de capacidades institucionales para la atención del sector forestal.

Con información de El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: