Directores de penales, empleados de delincuentes: Abogados

Los Mochis, Sin.- La violenta rebelión de reos en el penal de Aguaruto en el estado de Sinaloa que desembocó en muertos, y hallazgo de armas y drogas, entre otras cosas, evidencia el abandono en que se encuentran los reclusorios en materia de revisiones o esculques que antes se hacían con un poco de frecuencia, y eso es muy lamentable.

Además, se evidencia que los directores de los penales en Sinaloa, y en el país, son empleados de la delincuencia organizada, y eso se demuestra con el grado de impunidad con que se opera desde dentro, donde predominan armas, alcohol y drogas.

El licenciado Martín López Félix, abogado penalista de esta región, lamentó que los centros penitenciarios se hayan abandonado de esa manera, cuando antes por lo menos había una revisión o esculque cada determinado tiempo, y esto inhibía un poco la posesión de armas de fuego, drogas, alcohol y cualquier otro elemento prohíbo dentro de las cárceles.

“Es un secreto a voces lo que pasa en los penales de Sinaloa, y en varias entidades marcadas por la delincuencia. Antes cuando menos los auditaban, iban y hacían esculques, hoy se acabaron”, dijo.

Ahorita lo que existe es que los grupos delincuenciales se apoderaron de los penales, los directores son empleados de estos grupos delictivos.

López Félix reveló que incluso hay reos que salen de noche de los penales a trabajar, y regresan en el día. “Lo único que veo es que el Presidente de la República está dando una salida muy buena y airosa para soltar a delincuentes, y que están operando desde dentro, que mejor lo hagan fuera.

“Hay gente que incluso están dentro del penal, y salen a trabajar fuera en las noches. Eso está documentado, pero el mismo gobierno sabe perfectamente bien que están copados por la delincuencia”, sostuvo López Félix.

La disputa por el control del penal de Aguaruto encendió los focos rojos del sistema penitenciario estatal, y de seguridad pública, puesto que fotografías y videos expuestos en redes sociales evidenciaron la posesión de armas y otros objetos prohibidos en poder de reos, y dentro de las cárceles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: