Don Joel, ejemplo de perseverancia en el oficio de la carnicería

Los Mochis, Sin.- En la vida siempre hay obstáculos o factores que limitan a las personas a salir adelante y más cuando no se tienen los recursos económicos para ello, pero también es cierto que el ánimo, las ganas y la perseverancia son indicativos de que también se pueden alcanzar las metas o sueños.

Don Joel González es propietario de una carnicería en el mercado Independencia de Los Mochis, pero recuerda que él llegó a ese lugar como barrendero y poco a poco fue ascendiendo hasta llegar a sus aspiraciones y lograr ser el dueño de ese negocio, lo que quiere decir que en la vida no hay imposibles.

“Del corral a su mesa, producto nuevo, fresquecito aquí llegamos desde las cinco de la mañana y hay poca gente a esa hora, pero aquí estamos; yo llegué aquí desde los 11 años como barrendero, y me dijo mi jefe si te quedas y quieres te va ir bien; y sí, ahora tengo la carnicería”, comentó.

El señor Joel de oficio carnicero comenta que todos los días es de lucha constante para vender sus productos, lo cual con la pandemia se ha dificultado aún más, pero le dice a la población que la carne que se vende en los mercados es la mejor, porque es fresca y de mayor calidad.

“La verdad que sí nos ha bajado la venta con esta pandemia, pero aquí estamos en la lucha y con carne de calidad, carne nueva certificada y fresca, son productos de granja, directamente del rastro” expresó.

Don Joel comenta que la carne de cerdo ha registrado un aumento en su precio desde que inició el año y eso hace que la gente también la piense para comprar.

“100 pesos el kilo de carne de cerdo, sí ha subido desde el mes de enero, ha subido como un 30 por ciento, costaba 70, 80 pesos y ahora hasta 100, pero es que la carne la están exportando y nos afecta”, detalló.

Don Joel de oficio carnicero se levanta desde muy temprano para llegar al mercado independencia desde las cinco de la mañana y ofrecer a sus clientes la mejor carne de res y puerco, pero sobre todo el mejor ejemplo de perseverancia de que cuando se quiere, se puede.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: