¡En la mira! La UIF y la FGR, tras la pista de los dineros del expresidente Peña Nieto

Ciudad de México.- El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Pablo Gómez, dio a conocer esta mañana que el expresidente Enrique Peña Nieto recibió 29 millones de pesos en transferencias internacionales en diferentes fechas, de acuerdo a notas periodísticas que se han divulgado.

Todo esto ha sido entregado a la Fiscalía General de la República, y se abre una carpeta de investigación, la UIF aportará todo lo que vaya requiriendo la Fiscalía, las investigaciones no están a cargo nunca de la Unidad, sólo hace acopio de información, y el análisis de la misma.

Entrega la información a entidades de gobierno cuando es requerida o precisa hacerlo, pero no hace investigaciones de ningún caso. En relación con esto no hay una actividad extraordinaria entre la UIF y la Fiscalía.

La denuncia está presentada y a carpeta de investigación fue abierta, y esa información corresponde al Fiscal General Alejandro Gertz Manero. La UIF empezó este trabajo en el momento en que se presentaron las transferencias, el 20 de octubre del 2021.

Hay una transferencia de 16 millones de pesos; otra de 5 millones y feria; luego una más de 5 millones 718 pesos con 92 centavos, estos recursos fueron transferidos por una familiar consanguínea desde una cuenta en México hacia España.

Dicho familiar aplicó estas operaciones con un hermano del exmandatario al enviarlo cheques por la cantidad aproximada de 29 millones de pesos. La familiar consanguínea registró retiros por 189 millones 800 mil pesos, moneda nacional, y depósitos por la cantidad de 45 millones 523 mil pesos, también moneda nacional, entre el 2013 y el 2022.

De los depósitos se destaca la recepción de recursos en efectivo por 36 millones de pesos entre esos mismos años. Los depósitos mencionados resultan relevantes porque al tratarse de operaciones en efectivo no se conoce cuál es la fuente.

Se detectó que el ex Presidente Peña Nieto tiene vínculos corporativos en dos empresas, respecto de las cuales se fijaron irregularidades fiscales y financieras. En el caso de la empresa “A” se advirtió que el ex mandatario comparte la calidad de accionista junto a algunos familiares, existente desde antes que fuera Presidente.

La empresa “A” deposita a un familiar de más de 30 millones de pesos, que luego retorna a la misma empresa en menor cantidad.

La empresa “B” también se formó antes que Peña Nieto fuera Presidenta, pero tiene una relación simbiótica con trasnacionales que resultaron beneficiadas durante el período. Esta empresa es identificada como proveedor o prestador de servicios durante el mandato del ex presidente.

Luego se detectaron otros movimientos financieros fuertes, en el 2015 fue de 5 mil 505 millones; en el 2016 por 948 millones; en el 2017 por 991 millones de pesos, se hace un total de 10 mil 533 millones 499 mil 413 pesos.

Aunado al anterior, entre el 2015 al 2021 en ese lapso hubo 261 transferencias internacionales a Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido por los siguientes montos. 1 mil 557 millones de pesos, y 4 millones 942 mil 900 dólares de los Estados Unidos de América.

Se identificó que la empresa “B” tiene una cuenta con un banco europeo a donde se hicieron también transferencias en euros. La denuncia tiene que ser por posibles operaciones con dinero de procedencia ilícita.

El nombre de las empresas es reservado porque es un asunto que está dentro de una carpeta de investigación, y hay que preservar la presunción de inocencia.

El giro de todas las empresas es el comercio de distintas cosas, no están en una sola rama. La información que se ha manejado proviene de datos públicos, los movimientos bancarios o de oro tipo que están sometidos a la Ley de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita son entregados por instituciones financieras cuando es requerida por la UIF.

“No estamos hablando de hechos relacionados con servidores públicos, sino estamos hablando de cuestiones que pueden tener relación con la función pública, pero eso no está establecido en este momento. Estamos hablando de actividades en el sistema financiero de parte de particulares”, aclaró el funcionario federal.

Dijo que no están autorizados para dar información más detallada de personas involucradas, en este momento. No hay dato preciso de cuántas personas podrían estar involucradas, pero probablemente sean más de 15 en total.

La UIF no hace investigaciones, sólo recibe información y analiza, “nosotros revisamos en general, las comunicaciones que hacen las entidades del sistema financiero hacia la UIF por mandato de ley, todas las operaciones inusuales, sospechosas, las que realizan personas expuestas políticamente.
Ese conjunto de inusuales son informadas por el sistema financiero por mandato directo de la ley a la UIF, pero también lo que le llaman las actividades vulnerables, compra de inmuebles, obras de arte, oro, metales preciosos, joyas, entre otras cosas.

Son ámbitos en los que suele lavarse dinero. Solamente en el caso del delito de operaciones con dinero de procedencia ilícita, la UIF es activa, todo lo demás, y eso mismo, lo tiene que incorporar la FGR con las fiscalías estatales dentro del ámbito de competencia de ambas.

El gobierno no investiga penalmente “se cree que así es, pero no es así, ni será así”, dijo Pablo Gómez. El funcionario aclaró que la UIF no cuenta cuentas, congela personas, de acuerdo con la ley.

Este es un sistema mundial, dijo, es internacional que rige tanto nuestras leyes como tratados y convenciones internacionales firmadas por el Estado Mexicano. Lo que hace la UIF es incorporar a una cosa que se llama lista de personas bloqueadas, físicas y morales. Esta es una medida de prevención de operaciones que puedan estar atentando contra el sistema financiero cuya estabilidad y buen funcionamiento vinculado a los intereses de la economía está a cargo de la UIF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: