Familiares y amigos dan el último adiós a las víctimas del colapso en Línea 12 del Metro CDMX

Ciudad de México.- Tras vivir un calvario buscando a sus familiares que viajaban en la Línea 12 cuando colapsó y saber que lamentablemente perdieron la vida, hoy despidieron a las víctimas mortales del Metro Olivos, varios en el Panteón San Lorenzo Tezonco.

El colapso del viaducto elevado de la Línea 12 del Metro la noche del lunes, en el tramo entre las estaciones Tezonco y Olivos, dejó 25 familias en duelo.

Brandon, el pequeño que volvía de comprar un regalo para su mamá

Rodeado de familiares, vecinos y algunos compañeros de su secundaria, el cuerpo de Brandon Giovani Hernández Tapia llegó a casa, en Santa Ana Zapotitla.

La noche del lunes, el menor de 12 años de edad había ido al centro a comprar un presente para el 10 de mayo, y viajaba en uno de los vagones que se desplomó en plena Avenida Tláhuac.

“Le iba a comprar su regalo, él venía con la pareja de mi hija y cinco minutos antes le había marcado. Le dijo que ya nada más le faltaban dos estaciones para llegar”, Mayte de Jesús Herrera, abuela de Brandon Giovani Hernández.

“Estoy buscando a mi hijo, no lo encuentro por ningún lado. ¿Cómo es él? Alto, ojos grandes, boca delgada”, decía Marisol Tapia, mamá de Brandon momentos después de la tragedia.

Veinte horas antes Marisol, su madre y otros familiares comenzaron a buscarlo sin descanso en la zona del accidente, pidieron que se emitiera una Alerta Amber y recorrieron hospitales y Ministerios Públicos.

“Tenía la esperanza de que mi hijo apareciera con vida, que tenía noticias de mi hijo, pero no me imaginé, nada me va a devolver a mi hijo, levanté el acta para buscarlo y sí lo encontré, pero muerto”, lamentó la mamá de Brandon el 4 de mayo.

El padre de Brandon recuerda que en su recorrido encontró la ayuda de una persona que no conocía, que en moto lo llevó por muchos puntos, hasta que el menor fue localizado en la Fiscalía de Iztapalapa.

“Un señor que ni conozco, en un camión escuchó todo lo que me pasaba y me dijo: ‘no te preocupes, ahorita te llevo’, y me bajó en su casa y me dijo ahorita en mi moto te llevo, le agradezco a ese señor que me llevó a hospitales de Tláhuac, a la zona territorial. Todo lo que me den no me lo va arreglar, no le va a regresar la vida, pero cuando menos que se le haga justicia”, Pedro Francisco Hernández, papá de Brandon Giovanni.

Fue sepultado en el panteón de San Lorenzo Tezonco, a unos metros del sitio del accidente.

José Juan Galindo, murió esperando ayuda dentro de su automóvil

Yesenia Peñaloza sobrevivió al accidente del lunes y este miércoles estuvo en el velorio de su tío José Juan Galindo Soto de 34 años de edad, quien murió aplastado cuando viajaba en su auto.

“Yo estuve el día que se colapsó el tren, se fue la luz, empezó como un temblor, un rechinido muy fuerte en el metro, se sintió un jalón cuando se cayeron los dos vagones, a nosotros nos sacaron. Al bajarme yo me percaté de que había un familiar ahí, si estaba todo arriba sobre el carro, pero Jose Juan estaba con vida, el duro mucho tiempo con vida y pues él quedó atrapado, su esposa porque ella si no estaba atrapada, ella si pudo salir pero está muy grave”, Yesenia Peña Loza sobreviviente.

La familia Galindo Soto despidió a José Juan también en casa, en Tláhuac.

“Estaba gritando que le ayudaran, no podían hacer nada porque estaba toda la gente encima del coche sacando a toda la gente de los vagones”, Efraín Juárez padre de fallecido.

Despiden a pareja que murió en el desplome

Juan Luis Díaz también murió en el accidente, su familia cuenta que iba con su pareja en el Metro porque ese día no usó la camioneta con la que usualmente se transportaba a su trabajo, su mujer también falleció.

“Lamentablemente, porque no era muy habitual que se subiese al Metro, no era como que siempre usara este tipo de transporte”, Luis Diaz, hijo.

“Le gustaba salir a pasear, jugar con su hijo, era muy trabajador muy responsable más que nada, el casi no faltaba a su trabajo, como estuviera se iba”, Lucia Galicia, mamá del fallecido.

Ismael, aficionado de la Máquina

Este miércoles también se realizaron otros funerales, como el de Ismael Salazar Juárez, de 49 años de edad, quien regresaba de su trabajo, como muchos otros, cuando ocurrió el desplome.

El Club de fútbol Cruz Azul, al que era aficionado, le dedicó su triunfo de anoche.

Con información de Noticieros Televisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: