Frustrados, estresados y fastidiados: Así se sienten los estudiantes tras un año de clases a distancia

El aislamiento y las clases a distancia han provocado ansiedad y estrés en los niños, niñas y adolescentes, debido a la interrupción de su vida cotidiana, lo cual han notado las madres y padres de familia, ya que han percibido cambios en el comportamiento de sus hijos.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés), el estrés en las y los pequeños puede provocar problemas para dormir, pérdida de apetito, llanto excesivo e injustificado, conductas regresivas, miedo, dolores inusuales de estómago o dolor de cabeza y temor a estar solos.

Antes de la pandemia del coronavirus, la mayor distracción de los menores era la escuela, ya que ahí interactuaban con sus compañeros de clases, a quienes a lo largo del tiempo llegaban a considerar sus amigos. Ahora con las clases a distancia, han perdieron ese lazo de amistad.

A Christopher, estudiante de quinto año de primaria, no le gustan las clases a distancia, porque no puede estar con sus compañeros, a quienes extraña, por lo que desea volver pronto a las clases presenciales.

“No me gustan (las clases a distancia), porque no puedo estar con mis compañeros. Me siento triste, porque no puedo salir con mis compañeros jugar”, expresó en entrevista para Radio Fórmula.

Mientras que Fátima, quien cursa el sexto grado de primaria, está ansiosa por volver a la escuela, para “despejarse tantito” y ver otras caras, ya que le desagrada “estar en un solo lugar todos los días”, es decir, su casa.

Además, considera que no ha aprendido lo necesario en esta “nueva” modalidad de estudios; según las palabras de la pequeña, “uno no aprende bien o no le entiende bien (a las clases), por la distracción que tiene en casa”.

 

Lo mismo opina Diana Guadalupe, de 12 años de edad, quien considera que las clases virtuales son contraproducentes para el aprendizaje, porque “es más fácil distraerse que en un salón de clases”.

Subraya que ha experimentando cansancio y sentimientos de frustración y tristeza, porque le cuesta trabajo socializar con sus nuevos compañeros, ya que vivió el proceso de pasar de primaria a secundaria en este año de aislamiento, y no conoce físicamente a ninguno de sus compañeros y compañeras.

Aunque los y las niñas no son los únicos que han experimentado estrés, frustración o tristeza. José Miguel, adolescente que cursa el segundo semestre de la vocacional en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), asegura que exceso de tareas lo ha afectado y en ocasiones las “entrega nada más por entregar o tener una nota y no para aprender”

“Algunos profesores solo piden tarea para tener evidencia. Siento que me falta algo, que no estoy aprovechando mi edad, pero sé que no estoy a fuerza encerrado, sino por mi bien”, destacó.

Por otra parte, Carmen, docente de español de primero y segundo de secundaria, reveló uno de sus alumnos le envió una carta diciéndole que odia las clases en línea. Además, algunos padres y madres le han manifestado que sus hijos se sienten deprimidos.

“Hace dos semanas, incluso, un alumno me envió una carta en la que me dice que está frustrado porque odia las clases en línea. Cuando lees este tipo de cosas te das cuenta que, como él, hay muchos más. Te das cuenta que el hecho de no cumplir es un acto de rebeldía ante la situación”, lamentó.

A pesar de vivir estas situaciones con sus alumnos, resaltó que su experiencia como madre ha sido radicalmente opuesta, pues sus dos hijos, que actualmente cursan preescolar y secundaria respectivamente, han manifestado sentirse a gusto con las clases en casa, por lo que no han manifestado algún cambio en su estabilidad emocional.

Leo, estudiante de primaria, aseguró que él se siente a gusto de tomar clases desde su casa y no se ha sentido triste con eso, sin embargo, expresó que extraña poder tener contacto con sus compañeros y poder realizar actividades en el salón de clases, pues “es difícil entenderle al maestro cuando su clase se traba”.

Con información de Blanca Cortés, Martín Rocha y Nadia Juárez…(Radio Fórmula).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: