Hallan cadáver de secuestrador dentro de su propia celda; violó a una niña y tenía cadena de 241 años

Este lunes, murió en su celda Vinson Filyaw, un hombre de 51 años; quien cumplía una condena de 421 años por los delitos de secuestro, tortura y violación de una niña de 14 años a quien mantenía oculta en un bunker subterráneo con explosivos.

Filyaw, fue encontrado inconsciente en su celda en la Institución Correccional McCormick, Carolina del Sur después de haber cumplido 14 años de su sentencia. De acuerdo con medios locales, se desconocen las causas de su muerte, por lo que se realizará una autopsia.

“Era un tipo malo, tan malo como se puede llegar a ser sin matar a nadie”, dijo el lunes en una entrevista el ex procurador del Quinto Circuito Judicial Barney Giese, quien procesó el caso de Filyaw. “Tiene 421 años y se lo merece todos los días”, aseguró.

Cabe destacar que el caso tan polémico de Filyaw fue llevado a la pantalla grande con la cinta “The Girl in the Bunker”, dirigida por Stephen Kemp y emitida en 2018.

En septiembre de 2006, Filyaw secuestró a Elizabeth Shoaf, de 14 años, después de bajarse de un autobús escolar en Elgin, condado de Kershaw.

Filyaw se había escondido en un arbusto y esperó a que Shoaf saliera de la parada del autobús antes de saltar frente a ella. Con mentiras, Vinson se llevó a la menor asegurando que estaba arrestada debido a que su familia cultivaba marihuana y posteriormente la esposó.

Según la evidencia del caso, Filyaw llevó a Shoaf al bosque donde abusó sexualmente de ella para luego colocarle un collar que, según él, estaba lleno de explosivos. Advirtió a Shoaf que si intentaba escapar, detonaría el collar y mataría a su hermano menor y bajo esta amenaza llevó a Shoaf más adentro del bosque a un sitio donde había construido un búnker subterráneo de aproximadamente dos metros de profundidad (seis pies).

La guarida tenía trampas explosivas y tenía una puerta camuflada, informó The State. Asimismo tenía un pozo, una cama y una estufa, además de un televisor. De acuerdo con las autoridades, este búnker era solamente uno de los cuatro que Filyaw había construido alrededor del condado de Kershaw.

Las autoridades inicialmente creyeron que Shoaf era una fugitiva y no emitieron una alerta luego de su desaparición. Mientras la menor seguía encerrada, convenció poco a poco a su captor para que le permitiera jugar en su teléfono celular.

Una noche, mientras Filyaw dormía, la menor le escribió un mensaje de texto a su madre, sacando la mano por la puerta del búnker para enviar el mensaje. Esta acción finalmente llevó a las autoridades a la guarida, donde Shoaf había sido rehén durante más de una semana.

Cuando descubrió que lo perseguían, Filyaw huyó, permitiendo que Shoaf escapara y fuera rescatada, sin embargo, más tarde fue arrestado y juzgado al año siguiente.

Vinson se declaró culpable de una serie de cargos que incluian secuestro, violación y hacerse pasar por un oficial de policía. Afirmó que secuestró a Shoaf y la mantuvo cautiva como venganza contra la Oficina del Sheriff del condado de Kershaw, que presuntamente lo había acusado injustamente de un delito sexual.

Filyaw fue condenado a 421 años de prisión en una sentencia que combinaba consecutivamente las sentencias por sus delitos. El juez G. Thomas Cooper describió las acciones del imputado como “imperdonables”.

“Usted se ha aprovechado de víctimas indefensas con violencia y de una manera salvaje”, dijo cuando dictó la sentencia.

La evidencia en el juicio incluyó cadenas que Filyaw había puesto alrededor del cuello de Shoaf para evitar que ella escapara y una insignia hecha a mano que usó mientras se hacía pasar por un oficial de policía.

En la audiencia de declaración de culpabilidad, la madre de la niña le dijo al juez Cooper: “Durante 10 días soportamos un infierno que no le desearíamos a ninguna otra familia. Nuestra niña inocente fue sometida a tormento y abuso y colocada en un mundo que no se merecía “.

También se presentó un cuchillo, una pistola de perdigones y gafas de visión nocturna. Los registros de la prisión indicaron que la fecha de liberación proyectada de Filyaw sería el año 2353.

Después de que se cerró el caso, Barney Giese, el fiscal, dijo que las autoridades volaron el búnker de Filyaw. También recordó que Shoaf, cuyas acciones llevaron a las autoridades al búnker, era “muy fuerte” y “muy valiente”.

Actualmente, Shoaf trabaja como asistente dental.

Con información de El Heraldo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: