“Hay vida, y con el apoyo de la gente saldremos adelante”: Jesús Rocha

Los Mochis, Sin.- Un incendio de madrugada fue el que les arrebató su hogar mientras dormían a don Jesús y su familia; un inesperado corto circuito fue el culpable de arrancarles la tranquilidad de dormir como de costumbre.

Un poderoso corto circuito que se originó en los contactos de la sala de su hogar comenzó el incendio al lograr encender un sillón y este empezara arder desenfrenadamente, llevando consigo otros objetos bastantes inflamables como las cortinas, plástico, la tela de los mismos sillones e incluso las esponjas que estos contienen.

Serían las cuatro de la mañana cuando al respirar, lo único que inhalaron fue el amargo y triste aroma del humo, señal de un incendio que tal vez ellos pensaron que sería algo menor, pero para su desgracia no fue así: al abrir la puerta de la recámara se percataron de que las llamas se apoderaban cada vez más de su hogar, lo que los obligó a salir por la puerta trasera para salvar sus vidas, citó el señor Jesús Rocha.

“El olor a humo; el perro empezó a ladrar y pensamos: afuera están el carro, la moto, la bicicleta; salimos del cuarto y el fuego nos regresó para atrás; mi esposa se quemó los pies, un hijo mío los pies, el pómulo, la oreja y el brazo”.

El señor Rocha afirmó que el incendio comenzó por corto circuito que logró consumir toda el área de la sala, cocina y parte de la cochera, con ello la techumbre de madera que construyo con todo su esfuerzo hace apenas unos meses.

“El incendio comenzó con un corto circuito en la sala y de ahí se fue para la cocina y nos salimos todos, gracias a Dios bien”.

Ahí mismo don Jesús expresó sentirse tranquilo después de ver su casa consumida por las llamas.

En este sentido agradece a todas las personas que se acercaron para ayudarlo en el retiro de sus desechos domésticos, porque es lo único que quedó tras incendio sorpresivo.

“Ahorita gracias a Dios estoy tranquilo, la gente me ha ayudado: vecinos, amigos, familiares; les agradezco mucho y que sepan lo que nos pasó y que a todos nos puede pasar”.

Un día inolvidable, una situación triste, amarga que a cualquier persona, familia le puede ocurrir.

Ante esta situación, don Jesús pide el apoyo de la ciudadanía para que los apoyen con lo poco que puedan; sin embargo, el señor se mostró positivo para que su familia lo vea fuerte y que sepan que van a salir adelante: hay vida, y claro que se puede.

“Nada más con lo que se pueda, nos quedamos sin nada y pues a comenzar de cero, hay vida, estamos bien nosotros y vamos pa’delante”.

El incendio se registró en el fraccionamiento residencial Alameda, por la calle Ingenio Mochis, entre las calles Leandro Valle y Mariano Escobedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: