Hospitalizaciones bajan porque la gente muere en casa, acusan enfermeros

Ciudad de México.- Con sorpresa, desconfianza y miedo, enfermeras y enfermeros recibieron este fin de semana la noticia del pase a semáforo naranja en la Ciudad de México.

Testimonios a EL FINANCIERO, de quienes están en hospitales COVID, cuentan que “la situación no ha cambiado”, “el miedo es el mismo”, “la gente es la misma, hay mucha en el hospital”, “no hay lugar”, “deambulan todavía muchos de hospital en hospital” y “con mentiras y falacias echan las campanas al vuelo”.

Desde la pequeña sala de espera en Urgencias de la Clínica 29 del IMSS, una enfermera cuenta que “no nos lo esperábamos, la verdad; no es tiempo todavía, creo yo que no es tiempo todavía, la situación no ha cambiado, ha bajado la ocupación, pero muy poco y de un día para otro sube de nuevo y se vuelve a saturar”.

“Ponen el semáforo naranja, pero por la parte económica, mucha gente lo sabe; realmente esto aún está muy peligroso, el miedo es el mismo, hay mucha gente y el contagio está a la orden del día. Como ya es difícil separar las especialidades, nos dieron instrucciones de que todos ingresarán como COVID, pero llega muchísima gente enferma que no encuentran atención aquí ni en hospitales”, detalló.

Otra enfermera de la Clínica 23 del IMSS confesó que “aquí sólo hay consultas, pero llega todavía mucha gente en busca de atención por urgencias, porque no encuentran atención en los hospitales COVID”.

“Y la orden es ya no atenderlos aquí y enviarlos directamente a los hospitales COVID, haya o no haya espacios para su atención”, advierte.

Rafael Soto, enfermero del conjunto hospitalario Centro Médico Nacional Siglo XXI, afirma que “sí han descendido un poco los casos, un 20 por ciento, pero no como para echar las campanas al vuelo”.

El problema sigue siendo el mismo, “la implementación de la reconversión es improvisada, igual que toda su estrategia, sin protocolos, sin capacitación o infraestructura. Se simula, como en todo”, estima.

“Eso es lo que sigue causando vidas de pacientes y de trabajadores, checa el porcentaje de mortandad de ambos en hospitales públicos del país, top ten a nivel mundial, en el rango que elijas”, sostiene.

“Sí, hay ya algunos espacios más, pero de qué sirven las camas vacías si la gente está muriendo en casa. Ese discurso es una falacia. Al menos en Cardiología del Centro Médico las tres áreas destinadas a COVID siguen llenas. Sólo hay que ver las filas en Infra para el oxígeno”, indica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: