Several people wearing protective face masks keep a social distance as they travel in the subway, in Barcelona, Catalonia, Spain on 25 May 2020 during the first day of phase 1 of deescalation amid coronavirus pandemic in Barcelona. Madrid, Barcelona and Castilla Leon begin phase 1 of the desescalation, while the rest of the country is on phase 2. EFE/Marta PÈrez

Jóvenes de entre 15 y 24 años serán los más afectados laboralmente por COVID-19

Ciudad de México.- De acuerdo con un análisis realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los jóvenes entre 15 y 24 serán los más golpeados que el resto de la población debido a la crisis económica derivada de la pandemia de COVID-19.

La OIT aseveró que esta generación, a la que se ha llamado “la generación confinada”, no solo es la que más padecerá los efectos de la pandemia, sino que se trata de la que más dificultades laborales enfrentaba antes de ella.

El organismo alertó que uno de cada seis jóvenes en el mundo ha perdido su empleo desde el comienzo de la epidemia y que los que siguen laborando redujeron sus horas de trabajo en un 23 por ciento.

Susana Puerto, especialista en empleo juvenil de la OIT, dio a conocer a la BBC que se trata de una generación en la que la marca del confinamiento por el virus se quedará por lo menos una década.

La especialista aseguró que pese a que se estimaba que la crisis sería similar a la de 2008, se ha podido advertir que será peor pues tendrá efectos más duraderos.

Esto debido a que la pandemia agudizó las vulnerabilidades que ya tenían los jóvenes en sus ambientes laborales como el creciente desempleo y las ocupaciones mal remuneradas.

Advirtió que debido al cierre de escuelas y centros educativos se considera que hay un riesgo alto de que muchos jóvenes se retrasen o no regresen al sistema educativo.

Así, esta pandemia tiene un triple impacto negativo para los jóvenes pues afecta sus empleos, su educación y limita su entrada a un ambiente laboral.

La experta también anticipó que se dará un aumento en el número de jóvenes que no estudia ni trabaja a nivel global y que este se incrementará en el caso de mujeres jóvenes.

“La mitad de los jóvenes encuestados siente miedo o desconfianza en el futuro. Los jóvenes pueden caer en estados de depresión o ansiedad y eso es devastador”, apuntó Puerto.

La OIT propuso que para que esto no suceda y los jóvenes puedan tener acceso a nuevos empleos, los gobiernos deberán implementar políticas que requieran de inversión en la creación de empleos.

El organismo también planteó que se deben tomar medidas urgentes y de gran escala hacia los factores más vulnerables de la población entre ellos sus fuentes de empleo a través del apoyo a las empresas, ingresos y la protección de los empleados en sus lugares de trabajo.

A %d blogueros les gusta esto: