Kim Jong Un luce “flaco y demacrado”; norcoreanos se preocupan por su salud

La aparente pérdida de peso del líder Kim Jong Un tiene preocupados a muchos norcoreanos, luego de transmitirse recientemente un video que muestra un concierto al que asistieron Kim y funcionarios del partido después de una reunión plenaria del Partido de los Trabajadores de Corea.

“Ver al respetado secretario general [Kim Jong Un] con un aspecto demacrado le rompe el corazón a nuestro pueblo. Todo el mundo dice que le saltan las lágrimas”, dijo un residente no identificado en entrevista con la emisora estatal KCTV (Korean Central Television).

La cadena transmitió breves entrevistas con seis ciudadanos para conocer su reacción al concierto del viernes en Pyongyang, donde se vio al líder de Corea del Norte con un aspecto inusual. La retransmisión no proporcionó ningún detalle sobre lo que había provocado la pérdida de peso de Kim.

Los inusuales comentarios públicos sobre la salud de Kim también se endurecieron después de que analistas extranjeros señalaran a principios de junio que el líder autocrático parecía haber perdido mucho peso.

La misteriosa ausencia de un mes

Las especulaciones sobre la salud de Kim se dispararon después de que faltara a las celebraciones del aniversario del nacimiento del fundador del Estado, Kim Il Sung, en abril del año pasado.

De acuerdo con el sitio NKNews, Kim desapareció misteriosamente del ojo público durante un mes y al volver dio la impresión de que había perdido peso.

Incluso a través de una comparación de fotografías, dicho medio sustentó sus afirmaciones con imágenes que corresponderían al periodo noviembre-diciembre de 2020, y otro de abril-junio de 2021.

“Puede ser una simple cuestión de un cambio de estilo de vida saludable o un tema más complejo. En este momento, no lo sabemos, pero plantea suficientes preguntas serias”, comentó Mike Brodka, agente de operaciones especiales de inteligencia del Comando de Estados Unidos en Corea del Sur.

Todos los ojos en la salud del líder

Ahora mismo, esta supuesta pérdida de peso es tema de interés nacional. La prensa internacional, las agencias de espionaje, los servicios de inteligencia de Estados Unidos y países vecinos como Corea del Sur y Japón vigilan de cerca la salud del líder, dado el fuerte control de Kim sobre Corea del Norte, la incertidumbre sobre algún sucesor, y el cambio repentino que representaría esto en el régimen de Pyongyang y su arsenal de armas nucleares.

Con información de El Heraldo y Reuters…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: