La décima generación del Salón de la Fama por fin fue inmortalizada en Pachucha

Pachuca, Hgo.- El Salón de la Fama de Pachuca reunió a estrellas nacionales e internacionales para celebrar su décima investidura después de dos años en los que no se pudo celebrar la ceremonia debido a la pandemia del Covid-19.

El Teatro Gota de Plata presencio el evento donde se galardonó a Maribel Domínguez, Pia Sundhage, Oswaldo Sánchez, Jesús del Muro, Pablo Larios, Antonio Carlos Santos, Didi, Vicente Pereda, Ronaldinho, Roberto Carlos, Fabio Cannavaro y Raúl González.

El excapitán de la Selección Mexicana y cinco veces mundialista se llevó la noche con las palabras que le dedicó a quien fuera su compañero en el Barcelona, equipo con el que en la temporada 2005-2006 conquistaron su primera Champions League.

“Años más adelante llegamos a un Barcelona necesitado y lo puedo decir sin temor a equivocarme no había nadie más que podía cambiar la historia de ese gran club”, apuntó Márquez.

“Me sorprendió tu manera de saltar las líneas, tu capacidad de controlar el balón, tu magia para quitarte a cuanto adversario. Era lo imposible solo posible por lo que hacías tú. En algunos momentos parecía que bailabas sama, que eso se te da muy bien”.

El káiser de Zamora también recordó el momento en el que se topó por primera ocasión con Dinho, rememorando la Copa Confederaciones de 1999, donde la Selección Mexicana se impuso al Scratch du Oro.

“Recuerdo aquella Copa Confederaciones del 99. Antes de empezar ya se hablaba de una estrella con aquel Brasil que venía de ganar una Copa América y venía un chico de 17 años. En aquella final en Confederaciones el técnico Manolo Lapuente me dio la tarea de tratar de marcarte, y vaya tarea. Pero no me quedó más remedio que darte uno que otro recuerdito, te sufrí como rival”.

El auditorio se puso de pie ante la investidura de Ronaldinho, quien estuvo al borde del llanto y recordó que de no haber sido por las leyendas del pasado y los jugadores que observó crecer no hubiera podido alcanzar el éxito.

“No soy de hablar mucho, solo me tocaba jugar y divertirme, pero tengo que dar las gracias a todos. Todos los mexicanos me reciben con mucho cariño, mi hermano que ha venido antes de mí y jugó. Muchas gracias por todo y contento. Ni en mi mejor sueño imaginaba un día pasar por esto, ser parte de estar al lado de tantas leyendas. Siempre soñaba en conquistar títulos, hacer jugadas, goles, pero no pasar por esto. Gracias a todos ustedes, lo que hicieron por el futbol, los que me dieron la oportunidad de soñar y estar con ustedes”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: