Las nubes de Júpiter podrían ser habitables, según estudio; te explicamos por qué

Un equipo científico internacional realizó un estudio sobre la actividad del agua en las nubes de Venus. De acuerdo con la investigación publicada en la revista ‘Nature Astronomy’, las nubes de Venus no son habitables, pero las de Júpiter podrían serlo.

La concentración efectiva de moléculas de agua en las nubes de Venus es demasiado pequeña para mantener vida en ellas como la que se conoce en la Tierra, pero sí podría ser suficiente en las de Júpiter. Los microorganismos necesitan agua para crecer y llevar a cabo sus funciones metabólicas.

¿Por qué las nubes de Venus no son habitables?

La nueva investigación ha calculado la actividad acuosa dentro de las nubes de Venus y otros planetas del Sistema Solar a partir de observaciones de temperatura y abundancia de vapor de agua. El valor obtenido de la actividad acuosa de las gotas de ácido sulfúrico, que constituyen la mayor parte de las nubes de Venus, es menor o igual a 0.004.

Ese valor es “cien veces menos” que el límite de 0.585 necesario para que los extremófilos (organismos que vive en condiciones extremas) conocidos de la Tierra puedan permanecer activos y sigan creciendo.

“Hay tanto ácido sulfúrico en las nubes de Venus que el agua se desplaza y la actividad acuosa es demasiado baja para que pueda existir vida, al menos, tal como la que conocemos. En otras palabras, las nubes de Venus no son habitables”, se lee en el comunicado del Centro de Astrobiología (CAB), quien participa en el estudio.

Nubes de Júpiter podrían ser habitables

El equipo extendió el estudio a otros planetas e “inesperadamente” encontró que en algunas capas de nubes de Júpiter encontraron la temperatura correcta y la actividad acuosa como para mantener vida activa.

Sin embargo, eso no sugiere que haya vida en Júpiter y, “ni siquiera, que pueda haberla”, pues esta necesita más que la temperatura correcta y la disponibilidad de agua, también se requiere la presencia de los nutrientes adecuados y de eso aún no están seguros los expertos.

La actividad acuosa en las nubes de Júpiter es mayor de 0.585, mientras en las de Marte, la formación de hielo de agua impone una actividad acuosa menor o igual a 0.537, “ligeramente por debajo del rango habitable“, agrega el estudio.

Como comparación, las condiciones presentes en la troposfera de la Tierra son biológicamente permisivas mientras que, por encima de la estratosfera media, la atmósfera se vuelve demasiado seca para la vida.

Para realizar las mediciones, el equipo no empleó ningún tipo de modelo, sino que usó datos de observaciones directas, recogidas por diversas misiones espaciales, sobre presión, temperatura y concentración de agua.

“El enfoque utilizado en el presente estudio tiene una gran importancia de cara al futuro, pues también se puede aplicar a la habitabilidad de los planetas extrasolares (que no pertenecen al Sistema Solar)”, afirmó el CAB.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: