Línea 12 del Metro CDMX parecía ir rumbo al colapso desde su inauguración en 2012

Ciudad de México.- Eran las  22:22 horas  de este lunes 3 de mayo cuando se registró un derrumbe en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México (CDMX), el puente que conectaba a la estación Olivos registró una de las más grandes tragedias en los últimos años en la entidad, la cual no solo cimbró la estructura del transporte público, sino la de todos los corazones de las y los capitalinos.

Cientos de habitantes afirman que lo ocurrido anoche fue un colapso anunciado, ya que desde que se concibió dicha obra -cuando Marcelo Ebrard era Jefe de Gobierno- se sabía que su construcción se realizaba omitiendo diversas recomendaciones que alertaban diversos riesgos; sin embargo, no se le dio la importancia que debía y ,antes de lo acontecido anoche, se habían presentado algunas fallas  hicieron suspender operaciones un largo tiempo.

La construcción de la última línea del Metro se dio a conocer desde diciembre del 2006, sin embargo su construcción empezó hasta 2009 y estuvo a cargo de la empresa Ingenieros Civiles Asociados (ICA), en asociación con Alstom Mexicana y Carso Infraestructura y Construcción, de esta última es dueño el empresario Carlos Slim.

Pasaron tres años, antes de que culminará el mandato del ahora canciller mexicano, cuando la llamada Línea Dorada se inauguró en octubre de 2012 por Marcelo Ebrard, justo en las inmediaciones de la estación Zapata, donde también el presidente de México en aquel momento, Felipe Calderón Hinojosa, estrenó uno de los trenes que daría servicio a miles de usuarios.

Pero no todo fue felicidad -pese a que los habitantes del oriente de la ciudad habían disminuido su tiempo de traslado a la zona poniente de la capital- ya que tan solo dos años después, el 11 de marzo del 2014, las autoridades decidieron suspender las actividades de algunas estaciones de esta línea, debido a que presentaron diversas fallas: como fisuras en cuatro mil 800 durmientes (objetos que sirven para fijar las vías), así como un desgaste ondulatorio en rieles, entre otros.

Ahora, se recuerda que el detalle de todas las deficiencias que presenta la línea dorada están contenidas de forma ampliada en el “Informe de Afectaciones a la Operación y Seguridad de la Línea 12”, en el que se estima que las 430 mil personas que utilizan esta línea diariamente corrían peligro, sin embargo, dichas alertas fueron omitidas de una manera negligente.

De acuerdo con Reporte Índigo, el informe está sellado y luce la leyenda “confidencial”. En él se advierte que el Sistema de Transporte Colectivo Metro no puede garantizar la seguridad de la transportación de personas que utilizan la Línea 12.

Originalmente, se pensaba que el diseño de las curvas en la Línea 12 del Metro únicamente ocasionaba que bajara su velocidad. Sin embargo, una Comisión Especial de la Cámara de Diputados encontró problemas más graves en aquel entonces.

“En la curva, la diferencia de rieles interior y exterior comienza a ser significativa, causando que las ruedas mancomunadas no compensen la diferencia de velocidad requerida provocando que las ruedas exteriores se deslicen sobre el riel exterior, generando así fuertes vibraciones y desgastes mayores en los rieles”, señalan en su reporte.

Además, la Comisión para revisar la Línea 12 del Metro ponía el enfoque en la infraestructura civil, pues a pesar de que señalaban que no presentaba riesgos por el paso de los trenes, sí desataba la preocupación el estado en el que se encontraba.

“El estado de las infraestructuras es alarmante a causa del número de desórdenes comprobados y de su velocidad de aparición y de evolución considerando que la Línea inició su explotación hace menos de dos años“, fueron las palabras de los especialistas. De igual manera, mencionaron que hubo fallas en las simulaciones, en los ensayos y en toda la experiencia.

Pero no solo los expertos alertaron el peligro, puesto que la ciudadanía denunció a través de redes sociales que desde 2018, la estructura de las trabes y el puente del Metro presentaban fisuras y daños sobre todo en la del tramo de la estación Olivos que se derrumbó la noche de este lunes.

En una de las publicaciones se advierte a los usuarios a tomar precauciones pues la estructura del puente del Metro, a la altura del Walmart San Lorenzo Tezonco, se estaba desnivelando.Mientras que en otra publicación también se aprecian fotografías en las que se advierte sobre el daño de varias columnas del puente en el mismo tramo.

Pero, nada de esto llamó la atención de las autoridades hasta que, lamentablemente, 23 personas perdieron la vida y más de 70 fueron trasladadas a diversos hospitales para recibir atención médica de manera urgente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: