“Me hinqué y lloré”: padre de Leo suplicó a la Fiscalía que le entregara el cuerpo de su hijo

Miguel Luna Calvo viajó al parque Xenses con su familia como un premio por haber superado la COVID-19, de la cual se contagiaron en enero pasado; sin embargo, el paseo terminó en tragedia, ya que pequeño Leo murió tras ser succionado por un filtro de agua en la atracción “Riolajante”.

Después de que Leo sufrió el lamentable accidente, fue trasladado al hospital Amerimed de Playa del Carmen, donde falleció, impidiéndole a Luna Calvo trasladar a su hijo a la Ciudad de México.

“Presentí que no querían que lo sacara de Quintana Roo, yo creo que por el control”, declaró el padre del menor de 13 años a Manuel Feregrino en entrevista para “Por la mañana” de Radio Fórmula.

Tras la muerte del niño, el parque informó a Miguel Luna que “el certificado de defunción había salido con el diagnóstico de ahogamiento” y le señalaron que con dicho dictamen no podía llevarse a su hijo a Durango, por lo que le pidieron que convenciera a los médicos de cambiarlo.

“Me fui al hospital y todavía estaba el cuerpo de mi hijo y yo me molesté muchísimo. Pregunté por qué no habían llamado al Ministerio Público o la Fiscalía, porque fue un delito. Como que querían que yo pidiera a los médicos que cambiaran en diagnóstico del acta de defunción”, detallo.

Ante esta situación, prácticamente obligó a la Fiscalía de Quintana Roo para que llamaran a los peritos e hicieran el levantamiento del cuerpo de Leo, fue entonces que se llevaron el cuerpo del menor al Semefo, pese a que Miguel Luna les pidió que se lo entregaran para llevárselo a casa y velarlo como correspondía.

Para evitar que su hijo se quedara en el Semefo, acudió a la Fiscalía, donde le dijeron que si no otorgaba el perdón al parque, no se podía llevar el cuerpo del menor, y también le impidieron hacer la relatoría de los hechos.

“Tienen que otorgar el perdón, sino no se lleva a su hijo […] Ya no haga nada y aquí se va a quedar su hijo 15 días más, porque tenemos cinco muertos más”, le dijo la vicefiscal.

En ese momento Luna Calvo se quebró y se hincó ante la mujer, para suplicarle que le entregara el cuerpo de Leo. Ante este hecho, la vicefiscal “se tocó el corazón”, pero aún así le pidió otorgar el perdón a Xenses.

“A la abogada me le hinqué, le lloré y le dije, ‘yo prometí que mi iba a llevar a mi hijito y para qué quieren hacerle una autopsia, si ya sabemos de qué falleció. Yo creo que le toqué el corazón. Me dijo, ‘debe firmar el perdón al parque’.  Yo le respondí, ‘hago lo que quieran, pero entréguenme a mi hijito”, narró.

Después de seis horas, Miguel Luna se pudo llevar el cuerpo de Leo. “Salí a la una de la mañana hasta que me entregaron a mi hijito”, dijo.

(Con información de Radio Fórmula)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: