Médicos especialistas del IMSS Sinaloa realizan procedimiento especializado para preservar vida de paciente con ERC

Mazatlán, Sin.- Gracias a la colocación de un catéter intraauricular, un paciente de la ciudad de Mazatlán podrá continuar con su tratamiento de hemodiálisis, mismo que le permite eliminar las toxinas de su sangre para poder continuar con vida, informó el médico Rafael Urías Báez.

El jefe de cirugía del Hospital General de Zona (HGZ) No. 3 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sinaloa, quien es especialista en cirugía cardiotorácica y quien llevó a cabo el procedimiento de alta especialidad, señaló que gracias a esta técnica se puede otorgar una esperanza de vida a aquellos pacientes que se encuentran cardiológicamente agotados.

En este caso, mencionó el galeno, se trata de un paciente de 54 años de edad, quien tiene más de cinco años con tratamiento de hemodiálisis debido a enfermedad renal crónica (ERC), mismo que ya presentaba agotamiento cardiológico, es decir, que todos los puntos de acceso para poner un catéter ya no eran viables, por lo que fue necesaria esta intervención.

“Es un paciente enfermo de los riñones, que desde hace cinco años le están dando hemodiálisis. Al paciente ya le habían puesto varios catéteres, en varios sitios en el cuerpo, en las venas femorales, en las venas subclavias y yugulares, que se utilizan para poner catéteres y utilizarlos para hacer la hemodiálisis; a este paciente ya le habían puncionado en todas esas partes”, indicó Urías Báez.

El médico especialista recordó que este procedimiento se realizó también por la urgencia dialítica, es decir, por la urgencia que existía para que el paciente pudiera hemodializarse y eliminar toxinas de su sangre.

“El paciente presentó una urgencia dialítica, por una carga muy elevada de potasio en la sangre, por lo que, de no encontrar una vía para hemodializarse podría haber fallecido en un plazo de 24 horas a tres o cuatro días. Es decir, logramos, mediante este procedimiento darle esperanza de vida al paciente”, comentó.

De igual manera, señaló que en esta colocación de un catéter intrauricular participa todo un equipo multidisciplinario del hospital, dentro del que se encuentran médicos cirujanos, anestesiólogos, personal de enfermería, entre otros profesionales de la salud.

Asimismo, indicó que una de las ventajas de este tipo de intervenciones es que el catéter puede ser utilizado inmediatamente después de la cirugía, lo que permite comenzar o reanudar, según sea el caso, la terapia de hemodiálisis en el paciente.

Finalmente, Urías Báez reconoció que este tipo de procedimientos anteriormente se realizaban sólo en centros médicos de alta especialidad, de los cuales hay muy pocos en el país, por lo que el hecho de que se puedan llevar a cabo en el HGZ No. 3 de Mazatlán, brinda una gran ventaja para salvar vidas a pacientes que requieran de este tipo de intervenciones.

“Hasta hace unos meses yo estaba en el Centro Médico “La Raza” y estos procedimientos los hacíamos ahí, nada más. La idea es continuar con la aplicación de este protocolo aquí en Sinaloa. Esta es la primera vez que se hace y fue de éxito. Ahora, la idea es continuar y mantener la aplicación de este protocolo para los pacientes sinaloenses”, finalizó el especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: