México está entre los 13 países más contaminantes del planeta

CIUDAD DE MÉXICO. La actualización del Inventario Nacional de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero, establece que México generó en 2019, 737 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), que es el principal causante del calentamiento global, lo que nos coloca entre los 13 países más contaminantes del planeta.

María Luisa Albores González, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), destacó que gracias a la absorción de CO2 por parte de bosques y selvas, se lograron reducir 193 millones de toneladas, para ajustar la generación en 535 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2019.

Si bien estamos entre los mayores emisores, también es necesario precisar que estamos lejos de China o de Estados Unidos, quienes tienen emisiones mucho mayores que México, entre 13 y 9 veces más, respectivamente”, acotó.

En la serie de resultados de 1990 a 2019, la generación de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en México, crecieron 62 por ciento a un ritmo anual de 1.6 por ciento, siendo el sector de energía el que generó más CO2, donde se incluyen las emisiones fugitivas de petróleo, gas y minería.

Las emisiones netas en 2016 fueron de 600 millones de toneladas, en 2017 de 551 millones de toneladas, en 2018 de 570 millones de toneladas y 2019 con 535 millones de toneladas de dióxido de carbono reportadas.

El inventario muestra que 64 por ciento de las emisiones en nuestro país provienen del uso de la energía en todos los sectores; 19 por ciento de la agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra, principalmente de la ganadería; 10 por ciento de otros procesos industriales y uso de productos; y 7 por ciento al manejo de residuos”, precisó María Luisa Albores.

PRINCIPALES EMISORES

En el rubro de los principales generadores, destaca la producción de energía eléctrica con 171 millones de toneladas de dióxido de carbono, que representa el 23.3 por ciento de la contribución nacional.

Le sigue el autotransporte con 136 millones de toneladas (18.5 por ciento); y la producción de bovinos por la fermentación y manejo de excretas con 98 millones de toneladas (13.2 por ciento).

En cuarto lugar, se encuentran los sitios de disposición final de residuos con 29 millones de toneladas (3.9 por ciento), mientras que en el quinto lugar está el tratamiento y eliminación de aguas residuales municipales e industriales con 23 millones de toneladas (3.1 por ciento).

Paulina Cárdenas, subdirectora de Medición, Reporte y Verificación del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), resaltó que hay ligeros aumentos en la industria del ganado y la agricultura, porque hay un incremento en la producción de alimentos y la actividad económica.

Indicó que en la parte de residuos, existen variaciones al alza por la disposición final en rellenos sanitarios, sitios controlados y no controlados, así como el tratamiento de aguas residuales o la incineración de residuos peligrosos.

En la foto, la termoeléctrica de la CFE ubicada en Colima. La generación de electricidad genera emisiones de dióxido de carbono. Foto: Especial.

PRODUCCIÓN DE CRUDO

Fabiola Ramírez, directora de Inventarios y Prospectivas de Emisiones de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero del INECC, reveló que las seis refinerías del país representan el 1 por ciento de los GEI a nivel nacional.

La refinería de Tula es de las más grandes, la contribución entre las seis refinerías está más o menos en el mismo orden, sin embargo, ligeramente podría estar un poco más alta la refinería de Tula, pero no tenemos los datos desagregados”, aclaró.

PRINCIPALES REDUCCIONES

En cuanto a la disminución de las emisiones, el reporte resalta la baja en el uso de gasolinas en el autotransporte, como parte del sector de energía.

Esta tendencia se observa en 2017, 2018 y 2019, por lo que el INECC, ya realiza al interior un estudio para conocer las razones, que adelanta, podrían ser por los cambios tecnológicos, el precio de los combustibles o la eficiencia de las gasolinas.

Las causas y los efectos son a veces multifactoriales, nosotros tenemos los datos que nos aporta  cada sector, que se registran y cuando observamos este tipo de cosas, iniciamos estudios para entender, si son por mitigación o porque la actividad económica bajó en ciertos momentos”, comentó la directora general del INECC, Amparo Martínez.

La subdirectora de Medición, Reporte y Verificación del INECC, abundó que la absorción de 193 millones de toneladas de CO2 en 2019, se logró principalmente por la dinámica de los ecosistemas, de las tierras y la permanencia de selvas, cultivos y matorrales, que funcionan como sumideros de carbono.

En este sentido, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, aseguró que las reservas ecológicas son el mejor instrumento para la mitigación del cambio climático, así como para la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad.

Por lo que la Semarnat está comprometida en aumentar la cantidad de áreas naturales protegidas, tal es el caso que estamos trabajando en la Sierra de San Miguelito en San Luis Potosí, y el Valle de Texcoco, que también está por salir”, anunció.

Por su parte, Miguel García García, subdirector de Prospectivas de Emisiones de GEI del INECC, dio a conocer que existen 72 mil puntos de rastreo de absorción en áreas forestales, con lo que se puede interpretar cómo se está comportando cada ecoregión de México.

Con información de Excelsior…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: