Mi felicidad es ayudar a los demás

Los Mochis, Sin.- Dulce Chávez, es una joven enfermera que se sigue enfrentando a este enemigo llamado COVID, como miles de trabajadores de la salud, ella día con día tiene que darle la cara a este mortal virus que ha puesto de cabeza al mundo, ha reído, ha llorado, sin embargo las ganas de seguir ayudando al prójimo son más que las de rendirse.

Ella es una ahomense que sigue luchando por ayudar a más personas que enfrentan esta terrible enfermedad, y compartió sus emociones con Noticiero Altavoz, al decir que si ha sido satisfactorio el ayudar a pacientes a salir a delante de esta penumbra de salud.

La enfermera, expresó que no es fácil trabajar 12 horas con el traje de protección, ya que como todo ser vivo tienen necesidades fisiológicas, las ganas de ir al baño, el poder realizar alguna otra actividad que el traje no te permite, pero es necesario para no poner en riesgo la salud de uno mismo ni la de los demás.

Dulce, agregó que no todo es color de rosa, al ver que muchos pacientes con dolor que desean mejor la muerte, es algo triste que cada enfermero ha vivido, sin embargo la labor como personal de la salud y humano siempre se busca la manera para reanimarlos, sin dejar de lado el apoyo familiar con cartas que los reaniman enormemente.

Una dulce felicidad, es así cómo califica su labor por ayudar a más personas a salir a delante de esta terrible enfermedad, es un gusto, un gozo y un orgullo servirle a la salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: