Militares torturaron a soldado para inculparlo de servir a narcotraficantes: CNDH

Chihuahua, Chih.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la una recomendación a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por los actos de tortura a los que fue sometido uno de sus elementos por parte de personal con mando militar del 76° Batallón de Infantería, en Hidalgo del Parral, Chihuahua.

Los hechos ocurrieron el 14 de junio del 2020 en el comedor de las instalaciones militares. De acuerdo con la víctima, fue aprehendido luego de ser acusado por un oficial de “tener vínculos con el narcotráfico y pasar información”.

“Fue golpeado en diferentes partes del cuerpo delante de diversas personas que se encontraban presentes, interrogándolo mientras lo videogrababa y golpeándolo con un arma de fuego; además, lo derribaron y esposaron de las manos”, enuncia un comunicado difundido por la Comisión.

Un día después, la víctima presentó una denuncia ante la representación de la CNDH en Chihuahua.

Para determinar la veracidad de sus acusaciones, el organismo aplicó los procedimientos que establece el Manual de Investigación y Documentación Efectiva sobre Tortura, Castigos y Tratamientos Crueles, Inhumanos o Degradantes, mejor conocido como el Protocolo de Estambul.

También recurrió a especialistas para la aplicación y certificación de procedimientos, pruebas y entrevistas.

“La consideración médica-psicológica emitida por los especialistas de este Organismo Nacional concluye que la víctima presentó lesiones de origen traumático que, legalmente, se clasifican como de las que no ponen en peligro la vida y tardan en sanar menos de quince días, y certifica que se encontró a la persona con estado de angustia y trastorno depresivo mayor, por lo que desde el punto de vista médico legal, cuenta con elementos periciales concordantes con tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes”, determinó la CNDH.

De acuerdo con la CNDH, la Sedena aseguró que en ningún momento la persona fue detenida, ni puesta a disposición de ninguna autoridad, y que ninguna autoridad militar ejecutó alguna orden de aprehensión en su contra.

Sin embargo, reconoció que el Oficial de Cuartel le impuso a la víctima un correctivo disciplinario y, once días después, otro servidor público, en su carácter de Mayor Médico Cirujano expidió certificado de lesiones.

Se acreditó, también, que los resultados de las distintas pruebas no dejan dudas de que los actos de agresión tenían la intención de que la víctima se auto inculpara de conductas ilícitas.

“La CNDH observó que cuando la persona fue sometida al efectuarse la detención, pese a no ofrecer resistencia y estando incluso esposado, fue golpeada de manera intencional e injustificada, y que la autoridad señalada como responsable incurrió en actos y omisiones que afectaron la legalidad y el respeto que deben ser observados en el desempeño del servicio público federal, y se confirman los supuestos de violaciones graves a derechos humanos establecidos”, señaló el organismo.

Por estos hechos, la CNDH pide al titular de la Sedena, general Luis Crescencio Sandoval González, que proceda a la inmediata reparación del daño ocasionado, que deberá incluir una compensación justa en términos de la Ley General de Víctimas.

También se le requirió que colabore ampliamente con esta Comisión Nacional en el trámite de la denuncia penal que se presente ante la Fiscalía General de la República en contra de las personas servidoras públicas señaladas como responsables, para que se sancionen los hechos que pudieran resultar constitutivos de delito.

Finalmente, se les solicitó que se implementen medidas para evitar la repetición de estos hechos, que incluyan diseñar e impartir un cursos en materia de derechos humanos, así como sobre la prevención y erradicación de la tortura.

Con imágenes e información de Aristegui Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: