Míriam Nava, dando vida aún después de la muerte

Guasave, Sin.- El pasado 17 de julio del 2021 la vida terrenal de la Dra. Míriam Nava Cervantes dejó de ser, víctima de un infarto cerebral que la tuviera en cama las últimas semanas, sin embargo, después de que su familia agotó todos los recursos para mantenerla viva y regresarle su salud la tuvieron que dejar ir a sus 43 años, pero su historia no acaba ahí.

Miriam Nava descubrió que quería ser médico desde siempre, de espíritu bondadoso, pues desde que era niña participó en los Scouts en su ciudad natal, León Guanajuato, época clave de su vida al ser precisamente en ése tiempo cuando aprendió la importancia de servir al prójimo y vivir la vida con alegría. A sus escasos 11 años de edad vino a vivir a Guasave, ciudad natal de su madre, María Amparo Cervantes Castro, ciudad en la que descubrió al salir de la preparatoria y unirse al voluntariado de Cruz Roja Guasave, que sería médico de profesión y después se convertiría en pediatra, pasando un examen y ocupando un lugar entre alrededor de 30 mil postulantes.

Míriam viene de una familia de renombre en Guasave, profesionistas sobresalientes a nivel nacional e internacional, y eso precisamente quedó en su corazón por lo que después de terminar sus estudios decidió regresar al corazón agrícola de México y dejar huella y un legado para su pueblo.

En 2008 se casó con Daniel García López, historiador de Guasave, con quien procreó una bonita familia de 5, con 3 hijos, María Auxiliadora de 11, Rafael de 9 e Íñigo de 6 años, a quienes siempre puso por delante de todo y al nacer su primogénita, decidió darle la mejor educación por lo que se dio a la tarea de buscar todos los medios y luchó hasta que consiguió traer a Guasave el primer Colegio Montesorri, el cual sigue formando a niños desde guardería hasta primaria.

Miriam noble, buena amiga, excelente madre, esposa y profesionista, deja su vida terrenal pero precisamente gracias a su espíritu bondadoso permitió darle vida a 5 personas a quienes les donó sus órganos, decisión que su familia conocía por lo que después de fallecer cumplieron su voluntad.

Míriam Nava Cervantes, dando vida aun después de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: